La firma de Àngels Barceló

Sólo somos mujeres

La directora de 'Hora 25' llama a la reflexión sobre la atención que se presta a las víctimas de la violencia de género, los fallos en los últimos casos y la respuesta social y política a este fenómeno

Imaginen que en este país, y en plena celebración de unas fiestas tan señaladas como la Nochebuena o la Navidad, hubieran sido asesinados dos policias, dos taxistas, dos médicos de urgencias, por no decir dos políticos... ¿Imaginan el revuelo? ¿Imaginan lo que estarían diciendo los políticos? Sus declaraciones, sus reuniones, sus iniciativas, su apoyo al sector afectado...

El problema es que las mujeres no somos un sector, no somos un colectivo que se pueda identificar. Sólo somos eso, mujeres. Las que tenemos más presencia en todos los campos y somos practicamente invisibles en las jefaturas. Somos las que soportamos el machismo en los medios de comunicación practicado por hombres que se llevan premios y llenan sus bolsillos. Pero...qué más da, sólo somos mujeres.

Dos asesinadas en 24 horas, las dos con denuncias previas. El caso de la chica de Benicassim es sangrante, todo su entorno sabía que su ex pareja la mataría, la Justicia valoró solo un riesgo medio a pesar de los antecedentes del presunto asesino. La acabó matando.

Y dan igual las exclamaciones, las manos en la cabeza, los minutos de silencio, las palabras que no dicen nada, los gestos que no llevan a nada. En este país quien debería hacerlo no se toma en serio la lucha contra la violencia machista. Tan poco en serio se la toma que recorta presupuestos, que deja de destinar partidas a algo tan fundamental como es mantener a las mujeres con vida. Hoy, sobre el papel se ha avanzado algo, veremos en que se traduce en realidad.

Y más allá de los recortes y las grandes decisiones, prestemos atención a los pequeños gestos, sancionemos sin rubor al machismo recalcitrante, afeemos las conductas que lo sustentan, no pasemos de largo ante una pelea en la calle o ante los gritos de una vecina, eduquemos a nuestros hijos en la igualdad, denunciemos la publicidad machista, no descansemos. No podemos permitirnos descansar ni bajar la guardia, porque ellos nos siguen matando y a los políticos parecen que les importa poco. Nuestros nombres y nuestras reivindicaciones no caben en sus agendas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?