¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Latiguillos

"Mientras una sola mujer siga dudando de si llegará viva a casa, el camino por recorrer seguirá siendo largo..."

2017 se ha cerrado con el peor desenlace posible para la historia de Diana Quer

Pablo G. Batista en su debut como presentador de Hoy por Hoy /

2017 No ha terminado bien... El mismo año que ha supuesto un indudable avances en la concienciación colectiva acerca de las inexplicables desigualdades asociadas al género, el año en el que los acosadores y violentos han empezado a ser señalados, a tener cara, nombre y apellidos... Este año ha sido también terrible en lo que atañe a la violencia contra las mujeres en nuestro país... Y, como todos saben, se ha cerrado con la peor de las noticias.

 

El peor desenlace de los posibles desenlaces de una larga historia, la de Diana Quer que, durante más de un año ha vuelto a ponernos ante el espejo de nuestra propia realidad. La de un país, una sociedad y unos medios de comunicación que, en ocasiones no hemos sabido estar a la altura, que somos infinitamente menos tolerantes modernos y avanzados de lo que pretendemos aparentar y que no hemos sido capaces de entender que más allá de la longitud de sus pantalones, de si le gustaba o no bailar, o cuál era su entorno familiar... la víctima jamás debería ser culpable.

Pero la reflexión, en este caso, va más allá... Porque suya no es sólo una historia de violencia ... Lo es también sobre el miedo, sobre ese miedo estrucural, infjustificable pero absolutamente real que, en la violencia doméstica, dificulta a las mujeres denunciar a sus agresores y que en la calle, noche a noche, tiene el ritmo del corazón acelerado, el paso ligero, y el tacto de las llaves apretadas en una mano y del telefono movil en la otra. Un miedo que ha convertido en tristemente habitual la frase: "llámame al llegar a casa"...

Un miedo que convierte a las mujeres en vulnerables solo a causa de nuestro propio y profundo fracaso como sociedad: No es valentía lo que hace falta... hace falta libertad, respeto, educación, conciencia, sentido común y justicia.... Mientras una sola mujer siga dudando de si llegará viva a casa, el camino por recorrer seguirá siendo largo... Y a la vista está que, mucho tiene que cambiar la realidad para que puedan recorrerlo solas.

Conocimos la muerte de Diana Quer, justo antes de que, hoy, el contador vuelve a ponerse a cero, pero esa es solo una estadística que no puede hacernos olvidar de donde venimos y hacia dónde debemos ir... Sin miedo. En 2018.... Ni una más, pero sobre todo, ni una menos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?