Las claves de los Globos de Oro

La antesala de los Oscar llega este año marcada por los casos de abusos sexuales en Hollywood y la gran presencia de mujeres al mando de las series de televisión

Fotograma de la película 'Lady Bird' /

1.- Avergonzados tras los casos de acoso sexual

Los Globos de Oro serán la primera gran gala después del estallido de los casos de abusos y acoso sexual en Hollywood. De momento, las nominaciones han alejado a cualquiera que esté salpicado. Ni Louis C.K., productor de Better things, ni Woody Allen, ni Jeffrey Tambor han sido nominados. Tampoco hay ninguna película producida por Weinstein en esta edición. Kevin Spacey es el gran damnificado. No solo está expulsado de la serie que produce y protagoniza en Netflix, House of Cards; sino que Ridley Scott rodó de nuevo las primeras escenas de Todo el dinero del mundo. Un nuevo montaje in extremis con un nuevo actor, Christopher Plummer sustituyendo a Spacey. A pesar del poco tiempo para verla con el que han contado los votantes, la cinta ha logrado tres nominaciones, entre ellas la de Plummer por un papel que ha preparado en tiempo récord y que ni siquiera ha rodado con todo el equipo.

2.- Mujeres en las series y ausentes en el cine

A pesar de que todo apunta a que será una gala muy reivindicativa contra el machismo, este año escasean las mujeres en la dirección. En un año donde podían haber incluido a varias mujeres en la categoría de dirección, una vez más vuelve a ser una categoría donde hay representación femenina. Ni Greta Gerwig con LadyBird, ni Lynne Ramsay con En realidad, nunca estuviste aquí, Sofia Coppola con La seducción, Dee Rees con Mudbound, la cinta de Netflix, o Kathryn Bigelow con Detroit -estas dos últimas, además con temática racial- han logrado estar nominadas. Solo Gerwig a mejor guion y mejor comedia, del resto, ni rastro.

En televisión, cuesta encontrar una interpretación masculina o una serie a la altura de las protagonizadas y creadas por las mujeres. La distopía feminista que Margaret Atwood escribió en los 80 se perfila como ganadora. 'El cuento de la criada' es un aviso sobre el fundamentalismo religioso y la falta de derechos de las mujeres, tratadas como ganado según su fertilidad. Nicole Kidman produce y protagoniza, junto a Reese Witherspoon, 'Big Little Lies', una historia de mujeres y violencia machista. Y en comedia, muchas ficciones creadas, escritas, dirigidas y protagonizadas por mujeres. Desde Pamela Adlon en 'Better Things', a Issa Rae en 'Insecure' o Frankie Shaw en 'SMILF'. Será la noche de las mujeres.

3.- Ya no es el año del racismo

El año después del Oscar y el Globo de Oro a Moonlight, este año la presencia de afroamericanos es casi anecdótica. Vuelven a estar los de siempre, Denzel Washington y Octavia Spencer por La fuerza del agua. La novedad es la llegada a la categoría de mejor comedia la cinta de terror Déjame salir, dirigida por John Peele y protagonizada por Daniel Kaluuya, nominado a mejor actor de comedia. Una película que ironiza sobre el racismo de la clase media y que incluye a una pareja interracial, algo difícil de ver, salvo en el caso de Sidney Potiers. En televisión, sólo Issa Rae con el relato de su día a día, una joven negra de clase media, y Sterling K. Brown en 'This is us' encarnan la representación negra sin ser el racismo el centro de sus historias.

4.- ¿Pesos pesados o relevo generacional?

Parece que los premios de la prensa viven una crisis de identidad. Los otrora galardones más gamberros, capaces de premiar cosas impensables en los Oscar se han ido aburguesando con los años. Los chicos de la prensa votan y nominan a actrices y actores con caché y solvencia en una alfombra roja y evitan olvidarse de alguien que les pueda a dar minutos de audiencia. De esta manera, en las nominaciones de cine hay dos tendencias, la de nominar a veteranos solventes, como Spielberg con Los papeles del pentágono, protagonizada por Meryl Streep y Tom Hanks, o a Christopher Nolan con Dunkerque o Ridley Scott. Pero, por otro lado, también hay un notable relevo de actores y actrices, con la presencia de Saoirse Ronan con Lady Bird, Timothée Chalamet con Call me by your name, o Ansel Elgort con Baby Driver.

5.- Año político

Después de la gala del año pasado, donde Meryl Streep lanzó su arenga contra Trump, este año también se espera que haya política. Más allá del feminismo -que esperemos esté presente-, hay muchas películas que revisan la política norteamericana de manera crítica. Cierto es que se han quedado fuera Suburbicon de Clooney y Una vida a lo grande de Payne; sin embargo, una de las favoritas, La forma del agua, del mexicano Guillermo del Toro, es toda una crítica al racismo, al machismo y la homofobia de la sociedad norteamericana. También Los papeles del pentágono reflexiona sobre el periodismo en tiempos de la posverdad, o Dunkerque habla de la unión de los europeos en pleno Brexit. Como cada edición, es la categoría de película extranjera donde mayor cuota de cine político observamos. The Square es una sátira contra el arte pero también contra el capitalismo y el patriarcado. Loveless describe la corrupción en Rusia, Una mujer fantástica reivindica lo trans, Angelina Jolie defiende la memoria histórica de Camboya con su documental y Fatih Akin muestra el racismo europeo y los vestigios del nazismo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?