El memorable discurso de Oprah Winfrey, palabra por palabra

La presentadora y actriz protagonizada el gran momento de los Globos de Oro

Oprah Winfrey, durante su discurso al recoger el Globo de Oro honorífico / ()

La actriz y presentadora Oprah Winfrey ha recibido el premio de honor de los Globos de Oro y ha pronunciado un discurso que será recordado durante muchos años por su compromiso feminista en el año que cambió todo en Hollywood con los numerosos casos de acoso sexual. A continuación lo reproducimos completo:

En el 64 yo era una niña que estaba sentada en el suelo de la casa de mi madre en Milwaukee para ver a Anne Bancroft presentar el Oscar a mejor actor. Y abrió el sobre y dijo cinco cinco palabras que cambiaron todo. El ganador era Sidney Poitier. Y subió el hombre más elegante que yo había visto nunca, me acuerdo de su corbata blanca y de su piel negra. Y nunca había visto que se celebrará a un hombre negro. He intentado explicar muchas veces el poder de un momento así para una niña viendo la televisión mientras entraba por la puerta su madre cansada de limpiar casas. Y entonces puedo decir que la explicación a esa interpretación de Sidney Poitier fue decir: amén, amén.

 

En el 83 le dieron este premio, Cecil B. DeMille. Y me doy cuenta que ahora hay niñas viéndome como la primer mujer negra que recibe este premio. Es un honor y un privilegio poder compartir esto con todas estas niñas y con todos los hombres y mujeres que me han inspirado y me han acompañado en este camino hacia aquí [...] Gracias a la Asociación de la Prensa Extranjera porque todos sabemos que la prensa está siendo atacada. Pero la dedicación de desvelar la verdad es lo que nos permite que no ignoremos la corrupción y la injusticia, a esos tiranos, a las víctimas de secretos y mentiras. Valoro más que nunca la prensa ahora que estamos intentando navegar en estos tiempos tan complicados.

Tengo claro que decir la verdad es lo más poderoso que todos tenemos. Y estoy muy orgullosa de todas esas mujeres que se sienten lo suficientemente fuertes y empoderadas para contar sus historias. Cada una de nosotras aquí estamos siendo celebradas gracias a las historias que contamos y este año nosotras nos convertimos en esa historia. Pero no solo afecta a la industria del entretenimiento, sino que trasciende a todas las culturas, las geografías, las etnias, la religión, la política y los diferentes sectores laborales. Quiero dar las gracias a todas las mujeres que han aguantado años de abusos y acoso porque ellas, como yo como madre, tenían que llegar a final de mes y cumplir sus sueños.

 

Ellas son las mujeres anónimas, las trabajadoras domésticas, las agricultoras, las que trabajan en fábricas y en todos los sectores de la ciencia y la medicina, de la política y los negocios, son atletas y son soldados... Y también Recy Taylor. Un nombre que conozco y quiero que vosotros también lo hagáis. En el 44 era una joven ama de casa que simplemente estaba volviendo de la iglesia a casa en Alabama cuando fue cogida y violada por seis hombres blancos y la dejaron tirada en la carretera. La amenazaron con matarla si contaba esa historia y ella fue a la asociación nacional de los negros. Ahí llegó Rosa Parks y se convirtió en la mayor investigadora de ese caso […] Esos hombres no fueron perseguidos. Ella murió hace diez días justo antes de cumplir los 98 años. Vivió durante años en una cultura rota por los hombres poderosos. Durante demasiado tiempo no se ha creído a las mujeres si se atrevían a alzar la voz contra esos hombres, pero ese tiempo ha acabado. Ya basta.

 

Espero que Recy Taylor haya muerto sabiendo que su verdad, como la de otras mujeres, incluyendo Rosa Parks, no se olvida. En mi profesión, tanto en la televisión como en el cine, siempre he intentado decir algo sobre cómo los hombres y las mujeres se comportan, cómo vivimos la vergüenza, cómo amamos, cómo nos superamos... He interpretado a personajes que han vivido cosas muy feas, pero todo lo que comparten es esa capacidad de mantener la esperanza para una mañana más luminosa incluso en la noches más oscuras. Para todas las mujeres que escuchen esto, les digo que en el horizonte hay un nuevo día. Y cuando llegue ese nuevo día, será gracias a muchísimas grandes mujeres, que están aquí esta noche, y también grandes hombres, que lucharán por ser los líderes que nos lleven a un tiempo en el que nadie tenga que decir: ‘Yo también’.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?