¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Fuego y Chinchetas

Con
Elisa Muñoz y
Carlos G. Cano

En qué ha cambiado Xoel López desde su paso por 'Lluvia de Estrellas'

Han pasado más de 20 años desde su paso por el programa. Xoel López nunca pensó que sus sueños le llevarían a su pan pero así ha sido. Lleva soñando catorce discos y el último se titula así: 'Sueños y pan'

Más de 20 años separan estas dos fotografías pero Xoel López no ha soltado el micrófono /

La música entró muy pronto y muy fuerte en la vida de Xoel López. Con 14 años empezó a componer, con 16 ya tocaba en algún colegio y con 17, en salas de toda España. Con 18 ya montó su primer grupo y con 19, Lluvia de Estrellas, donde puedo cumplir uno de sus primeros sueños relacionados con la música: “Yo me ponía delante del espejo y me imaginaba tocando canciones de Los Beatles. Con su disco rojo sentí que quería tener un grupo. Y, sin apenas saber tocar la guitarra, me imaginaba tocando una canción de Los Beatles en una actuación de fin de curso o algo así”. En el programa de Bertín Osborne se convirtió en Paul McCartney.

Desde entonces no ha parado de soñar pero en su vida y en su música, que siempre van de la mano, han ido cambiando muchas cosas que le han llevado hasta aquí:

Sueños y Pan

El último disco de Xoel López se titula Sueños y pan, y tiene mucho que ver con su biografía: “No creo que haya que dedicarse a la música para disfrutar de ello pero nunca pensé que llegaría a convertirse en mi pan. Una cosa es tener la música como un sueño y otra cosa es que tu sueño sea tu propio trabajo. Ya no solo es tu vía de escape, es tu realidad, tu día a día, lo que es el sueño musical tiene una parte pero luego hay otra parte de mucho trabajo. Sueños y pan habla un poco de ese equilibrio, de esa tensión.

Más y más música

Las canciones de Xoel López están llena de ritmos planetarios e influencias pasadas. Escucha mucha música y ésta se va sedimentando y sale saliendo de forma subconsciente. Durante la grabación de este disco, ha escuchado mucha música junto a Ángel Luján, con quien ha producido las canciones. “Fuimos muy estrictos con los horarios para no volvernos locos, de 10 a 20 era disco, pero luego cada uno a su casita, a desconectar, porque somos muy obsesivos”, cuenta. Ve claramente cómo se ha colado un solo de guitarra a lo Dire Straits en Serpes: “Los años 60 me influyeron mucho, esto era recuperar los 80, que fue la música de mi infancia”. También marcó mucho una canción de Peter Gabriel que escuchó en la radio cuando mientras estaba grabando este disco: “A partir de ese momento, empecé a escucharle más”.

El disco más misterioso

"Este disco es más misterioso para mí que otros”

Sueños y pan está lleno de referencias a la noche, al insomnio, a los sueños: “Hay algo onírico con el disco, yo lo relaciono directamente con el inconsciente. Me he conectado un poco más con esa parte en este disco que en otros y hay muchas partes que no sé a qué se refieren y tampoco me interesa mucho darle vueltas. En ese sentido este disco es más misterioso para mí que otros”.

Otro ciclo

Xoel López cree mucho en los ciclos. Después de estar viajando durante 5 años por América, dice que ahora está en una etapa que es todo lo contrario, por eso este último disco respira hogar. “Llevo unos años de lo que tengo es ganas de estar en casa, de estar en Madrid. Ahora me toca un poco descansar”, explica. Siempre tiene que haber una digestión del ciclo anterior y no es la primera vez que le pasa: “Eso fue lo que me hizo terminar en su momento con Deluxe e irme de aventuras. En ese momento necesitaba reflexionar un poco todo lo que había trabajado”.

Madrid, siempre Madrid

Xoel vuelve a dedicarle una canción a Madrid y su cielo, pero en esta ocasión es todo un agradecimiento a la ciudad “con sus pros y sus contras”: “Es una ciudad que si te dejas atrapar te enseña cosas. Como gallego, no puedo dejar de destacar su lluvia ausente, su cielo azul. Esa canción es una forma de afianzar mi relación con Madrid”.

Y a la vez, más gallego que nunca

En este disco, Xoel canta en gallego en dos canciones (Serpes y Durme): “Es una forma de no perder ese vínculo de lo que también soy, y Galicia para mí es mi madre, el lugar donde sale todo. El gallego para mí tiene más que ver con el lugar que con la familia y es un idioma que me parece precioso para la música”. Le ocurre lo mismo con la poesía, por eso en su libro, Bailarás cometas bajo el mar, también hay muchas estrofas en esa lengua.

"Me gustan los bailes que no tienen un baile"

Superbailongo

Esto no es algo nuevo en su vida. Dice que siempre ha sido “superbailongo” aunque dice que ahora, que se lleva el reggaetón, perrear le parecen “palabras mayores”. En realidad lo suyo es bailar a su manera: “Me gustan los bailes que no tienen un baile. Me pasa también con la música, que me gusta combinarlo todo”.

Vacaciones para el hombre orquesta

El próximo 1 de marzo comienza su gira en La Riviera. Para este tour tiene previsto hacer conciertos con banda y “darle vacaciones” al formato de hombre orquesta que tan buenos ratos nos ha dado este tiempo: “Me supone un quebradero de cabeza total porque me cuesta mucho combinarlo con el formato banda”, confiesa. Por eso prefiere dejar cada cosa para su momento. De nuevo un ciclo: ahora es el momento de conciertos con banda y si hace una gira solo, pues a lo mejor vuelve el hombre orquesta.

¿Y el público? ¿Ha cambiado?

Tras las críticas de algunos artistas y parte del público, se habla mucho últimamente del murmullo incesante en las salas durante los conciertos. Xoel López dice que es algo que él “siempre” ha vivido y cree que tiene que ver con algo cultural en nuestro país, “que somos muy habladores” pero también “con una falta de respeto a las artes y en concreto a la música”. Para lograrlo, hay que empezar por los cimientos: “Creo que la música dentro del sistema educativo ayuda a que luego se le tenga ese respeto. Es muy bueno para el ser humano pensar que no es algo solo funcional, que tiene que haber un espacio para la creatividad, para el pensamiento, para preguntarse cosas, para bucear dentro de sus sueños… la música es una puerta abierta a las emociones y es algo que tampoco interesa especialmente”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?