La polémica del día

¿Se pueden reescribir los clásicos?

El pasado domingo se estrenó en Florencia la clásica Carmen de Bizet y acabó con un estrepitoso abucheo del público

El pasado domingo se estrenó en Florencia la clásica Carmen de Bizet y acabó con un estrepitoso abucheo del público. Y no por la interpretación ni por la puesta en escena ni porque la pistola fallase en el instante crítico, sino por un final inesperado en el que es ella quien mata, no la que muere. Podría ser Carmen, pero no la de Bizet, debió de pensar parte del público, defensor de las esencias, al que no gustó el giro. No es la primera ni creemos que sea la última vez que la reinterpretación de un clásico suscita polémica. Porque la discusión sobre si una obra clásica pude reinterpretarse, no sólo en la actualización de las formas sino en la reescritura del argumento, es tan antigua como el arte.

Hay quien piensa que lo escrito debe preservarse y que si alguien piensa en que el Quijote podría haber sido mujer no necesita travestir al personaje de Cervantes sino inventar uno nuevo. Y hay quien sostiene que, si el mundo cambia, el arte debe dejar constancia del cambio, situando acciones en otro contexto, actualizando la escenografía y, por qué no, retocando los argumentos. Quizás Bizet, hoy, hubiera imaginado un final como el que el domingo fue abucheado. O quizás se hubiese unido a la bronca que hoy, ayer y mañana, sigue siendo una opción tan legítima como la ovación para quien paga una entrada y tiene derecho a juzgar el espectáculo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?