¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La opinión de Carles Francino

Desfachatez programada

Que en plena era hipertecnológica tengamos que resignarnos a que la vida de los móviles sea como el reinado de Pipino 'El Breve'… Pues la verdad es que chirría un poco

Pregunta: ¿Cuándo ha sido la última vez que su teléfono móvil, su smartphone, ha hecho el tonto? De repente se queda sin batería, o una aplicación deja de funcionar, se bloquea… Y no es que el aparato sea viejo, ¡qué va! No, no, ni barato tampoco. ¿Saben qué le pasa? Que seguramente sufre una enfermedad llamada obsolescencia programada. Como dice uno de los personajes de las novelas de Pérez Gellida, “hay que joderse”.

La obsolescencia programada –o planificada- es una práctica empresarial que consiste en ponerle fecha de caducidad a los aparatos, a los artilugios. Pero por la cara, ¿eh?; no para proteger el medio ambiente ni para ayudar a los consumidores. Bueno, ayudarles sí… A comprar otro nuevo. Ósea que el objetivo es puramente económico y nadie lo oculta.

Cadena SER / Cadena SER

Pero, claro, de vez en cuando la cosa es tan descarada que ya se agota la paciencia. En Francia, la Fiscalía ha abierto una investigación a Apple por la supuesta manipulación de las baterías de sus iphones y en España ha sido Facua quien ha pedido al ministerio fiscal que se ponga las pilas y que investigue también. Ojo, que ahí podría haber, podría… un delito de fraude; es decir, que la cosa es seria.

Porque claro, que en plena era hipertecnológica, con unos avances colosales, tengamos que resignarnos a que la vida de los móviles sea como el reinado de Pipino El Breve… Pues la verdad es que chirría un poco. Y otra cosa que tampoco se entiende –y donde Facua con su denuncia pone el acento- es porqué ni una sola comunidad autónoma, ni la Agencia Española de Consumo han metido mano en el tema.

¿Qué es complicado? Ya lo sé ¿Qué regular en materia tecnológica es muy difícil? Me lo imagino. Pero consentir esto es una vergüenza: es desfachatez programada. Por cierto, Pipino… ¡El breve! reinó casi 17 años. ¿Dónde hay que firmar para el iPhone, o para lo que sea?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?