La firma de Iñaki Gabilondo

Puigdemont, prisionero

Ahora mismo veo a Puigdemont más prisionero en Bruselas que si estuviera en la cárcel de Estremera

El informe jurídico de los letrados del Parlament es concluyente: Puigdemont no podrá ser investido presidente ni por vía telemática ni por delegación. Así como para la constitución de la Cámara los diputados en prisión seguramente sí podrán delegar su voto, porque la decisión se pone en manos de la mesa de edad, y sus tres miembros son de Esquerra, la investidura del president no admite duda. Su presencia es exigida.

Este asunto, además de su profundidad política, empieza a tener un cierto tinte novelesco con ribetes dramáticos. Cuando Puigdemont escapó hacia Bruselas en compañía de un grupo de leales, la aventura tenía para él una aureola épica. Luego, con el éxito electoral, se redondeaba la hazaña. No es difícil imaginar que al calor de este éxito Puigdemont debió soñar en un regreso triunfal, arropado y protegido por el fervor de la multitud, como el de Napoleón desde su exilio en Elba.

Y a la vista de las vueltas que da la historia y puesto que el informe de los letrados no es vinculante, no seré yo quien vaya a descartar algo parecido a eso, cualquiera sabe. Pero cada día que pasa me parece más verosímil que el actual galimatías se resuelva sin Puigdemont, con alguna fórmula de esas que nacen con carácter provisional y que luego se eternizan. Y que a partir de ahí el tiempo inicie su cruel tarea de erosión.

Diga lo que diga el bolero, la distancia y el olvido tienen mucho que ver, y más en estos tiempos vertiginosos y compulsivos. ¿Se acuerda alguien de Benedicto XVI? El riesgo de que el expresident quede flotando como el astronauta en el espacio me parece alto. Nunca le faltará el aliento de los que se consideren legitimistas, muchísimos, primero, y luego, menos. Pero no creo que tarde en arrepentirse de haberse escapado o de no haber regresado al día siguiente de las elecciones, aunque fuera para ingresar en prisión. Ahora mismo le veo más prisionero en Bruselas que si estuviera en la cárcel de Estremera.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?