¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Medio minuto

Legislatura basura

Estamos en una legislatura basura, en el lenguaje de la NBA. Los frentes clave están bloqueados: los presupuestos, la financiación autonómica, las pensiones, la reforma territorial, y la Constitución. El PP no tiene interés en avanzar casi en ninguno de ellos

La política no termina de librarse de la corrupción. La que ha aflorado en torno al poder del Partido Popular especialmente en Madrid y Valencia, pero no solo, rompe ahora en los tribunales con estruendo. A falta de que los jueces lo ratifiquen o no, empresarios implicados y los responsables de las empresas de la trama Gürtel han cantado y acusan al PP valenciano y a sus principales dirigentes de urdir el sistema de facturas falsas y pagos opacos que permitía financiar mítines del PP. Pero el PP y su presidente siguen como si nada. En los actos del fin de semana, ni una palabra. Deben creer que todo está amortizado. Pero no lo está. La corrupción ha sido terrible para la imagen de España, para la credibilidad de la política, para las empresas que ingenuamente competían por contratos amañados por otras y sobre todo para el dinero público. Imposible sustanciar tanta responsabilidad con silencios y argumentarios de madera.

Pero Rajoy, en cambio, ha conseguido algo en lo que emplear toda su energía política. Se llama Ciudadanos. De momento, con esa estrategia, consigue darle carta de naturaleza como alternativa. El PP tiene razón en que solo conoceremos al partido de Rivera cuando gestione el dinero público. Pero su problema es que los españoles ya saben cómo lo ha manejado el PP. Esta batalla contra Ciudadanos va a tensar el escenario político y puede perjudicar acuerdos importantes. Pero en ese ataque además de inquietud hay cierto cinismo: culpan a Ciudadanos de no tener grupo parlamentario en Cataluña por no haberle cedido un diputado, como si no fueran los votantes los que lo han dejado en la marginalidad institucional. Y aún con la reflexión pendiente de Rajoy sobre su responsabilidad directa en ese batacazo.

Estamos en una legislatura basura, en el lenguaje de la NBA. Los frentes clave están bloqueados: los presupuestos, la financiación autonómica, las pensiones, la reforma territorial, y la Constitución. El PP no tiene interés en avanzar casi en ninguno de ellos. Pero tampoco la oposición ha sido capaz de aprovechar la debilidad parlamentaria de los populares para tumbar muchas de las leyes y medidas que denostaban.

Para Rajoy, fuera del PP solo hay oportunistas y populistas. Por reducción al absurdo debe pensar que es el PP el único partido que se salva del estado general de desastre de la política española.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?