Últimas noticias Hemeroteca

Torpeza

Los jueces saben mejor que nadie que la investidura telemática y el gobierno desde el extranjero son un disparate. Pero, por muy irritantes que resulten las piruetas de Puigdemont, no les interesa alimentarlas, ni siquiera en nombre de la ley

Seguramente recordarán ustedes aquella época en la que todos los columnistas de este país eran expertos en economía. Hoy todos tienen conocimientos jurídicos. Yo no, pero me atrevo a opinar sobre lo que está pasando desde el sentido común y la experiencia histórica. La sabiduría de los jueces no les exime de la facultad de razonar propia de los humanos. Por tanto, saben mejor que nadie que la investidura telemática y el gobierno desde el extranjero son un disparate. Pero, por muy irritantes que resulten las piruetas de Puigdemont, también deberían comprender que no les interesa alimentarlas en ningún grado, ni siquiera en nombre de la ley.

Imagino que el juez Llarena es un hombre inteligente, con recursos narrativos e intelectuales de sobra para renunciar a los argumentos políticos presentes en su auto. Supongo que si no ha recurrido a algún oportuno tecnicismo para enmascararlos, es porque no ha querido. Sin embargo, en mi opinión, lo último que conviene es que se pueda dudar de la existencia de una efectiva separación de poderes en nuestro país, sobre todo mientras el expresident se las arregla para que le inviten a una universidad danesa. Comprendo la irritación del juez pero, con todos mis respetos, que la manifieste en público me parece una torpeza. Si hay algo que deberíamos saber los españoles es que la ley sólo es sagrada hasta que alguien la arrolla, con tanques o con propaganda. Y si algo hace falta ahora mismo en España es la sutil inteligencia que siguen derrochando, nos guste o no, los propagandistas de la presunta república catalana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?