DOMINGO 10:35H.

El hombre con más de 10.000 amaneceres y anocheceres en el espacio

Charlamos con Scott Kelly, el astronauta norteamericano que más tiempo ha estado en el espacio

“La sacudida de la aceleración es sobrecogedora y adictiva. El controlador de misión nos avisa de que queda un minuto para el lanzamiento. Los cohetes rugen a plena potencia. Los motores vibran. Los asientos se nos pegan con fuerza a la espalda. En un minuto pasamos de estar parados a desplazarnos a la velocidad del sonido.” Así describe Scott Kelly, el astronauta de la NASA que más tiempo ha pasado en el espacio, el despegue de la nave espacial Soyuz en su autobiografía “Resistencia. Un año en el espacio” (editorial Debate).

.

Kelly (Orange, New Jersey, 1964) siempre fue un mal estudiante, se pasaba las horas distraído en clase, los libros no le atraían. Al cabo de los años logró, no sin mucho esfuerzo, graduarse y entrar en la Universidad de Maryland, en el condado de Baltimore. Un día entró en la librería del campus para comprar algo de comida y se fijó en un libro que había en las estanterías: “Elegidos para la gloria. Lo que hay que tener”, del periodista y escritor Tom Wolfe. Scott no era un lector asiduo pero compró un ejemplar y comenzó a leerlo. Aquel libro cambió su destino, en él encontró algo inimaginable: una ambición. Descubrió que quería ser como los pilotos que aquellas páginas describían, jóvenes de la Marina que pilotaban aviones a reacción y que tenían un trabajo de verdad: “Lo que me fascinó de ellos fue, sobre todo, su capacidad de realizar algo extraordinariamente difícil: jugarse la vida y sobrevivir. Lo que me atrajo de verdad fue la emoción, la dificultad y el riesgo.” Aquellos heroicos personajes le llenaron de sueños e ilusiones, sabía que no era fácil pero lo intentaría. Sin darse cuenta su vida no había hecho más que empezar.

Con el tiempo logró entrar en la Marina como oficial para después convertirse en astronauta. Empezó pilotando aviones a reacción hasta que una mañana recibió una llamada: “Buenos días, Sr. Kelly. ¿Quiere volar para nosotros?” Había logrado su sueño de entrar en la NASA y, por fin, tendría la oportunidad de volar al espacio. Corría el año 1996. Nada más colgar el teléfono el libro de Wolfe resonó en su cabeza: “Los astronautas del Mercury fueron héroes nacionales sin haber despegado siquiera, solo con haberse ofrecido voluntarios para ir en unos cohetes”. Quizás él también había sido elegido para la gloria.

Estación Espacial Internacional (ISS) / .

Kelly es el astronauta norteamericano que más tiempo ha pasado en el espacio. Su estancia de 340 días en la Estación Espacial Internacional (EEI) no tiene precedentes ya que las misiones normales duran entre cinco y seis meses. La EEI es un centro de investigación puntero que se encuentra a 400 kilómetros de la Tierra, se mueve a una velocidad de unos 28.000 kilómetros por hora y pesa aproximadamente 450 toneladas. Se creó en 1998 después de que en 1975 se diera por finalizada la denominada carrera espacial entre Estados Unidos y la URSS. En su construcción participaron quince países, fueron necesarios más de cien lanzamientos para poner en órbita todos sus componentes y más de cien paseos espaciales para unirlos. Su tripulación realiza investigaciones biológicas, físicas y meteorológicas, entre otras.

Javier del Pino y Scott Kelly en los estudios de Radio Madrid / CADENA SER

Se sabe muy poco sobre los efectos de la ingravidez sobre el cuerpo humano después de los seis meses de permanencia en el espacio y solo había una manera de averiguarlo. Por este motivo el 27 de marzo de 2015 viajó a dicha estación con la intención de investigarlo. En su anterior misión que duró 159 días perdió masa ósea, sus músculos se atrofiaron, experimentó problemas de visión y estuvo expuesto a una radiación treinta veces superior a la que recibe una persona en la Tierra. Con los experimentos realizados en esta última de 340 días, la NASA ha conseguido numerosos datos que servirán para averiguar si estamos preparados para llegar a Marte.

Aquella emocionante historia de aventuras que nuestro invitado encontró en las páginas de Tom Wolfe finalizó en abril de 2016 tras veinte años de carrera y cuatro misiones: "Este año en el espacio ha sido un enorme reto y me ha dado una perspectiva única y mucho tiempo para reflexionar sobre cuál debería ser mi siguiente paso para mejorar nuestras capacidades en el espacio y en la Tierra", explicó el astronauta en un comunicado de la NASA en el que anunció su retirada. Aunque Scott Kelly no volverá a ponerse un traje espacial, en su mirada lleva el orgullo de haber estado más de quinientos días en el espacio. Todo un récord. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?