El revés y el derecho

Demasiados 'valientes'

Nos hemos educado creyendo que se puede llamar valentía también a la astucia, a la burla, a la capacidad que tiene el ser humano de poner en riesgo a los demás en función de su real gana. Y muchas veces la valentía en realidad es el estudio, la prudencia, el respeto al bien común, el abrazo al adversario. Ser valiente no es en sí mismo un valor si no va aparejado con la generosidad y el desprendimiento que impliquen esa valentía. En dos palabras, estoy hasta las narices de tantos que se llama a sí mismo valientes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?