¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Àngels Barceló

¿Quién se lo dice a Puigdemont?

La directora de Hora 25 reflexiona sobre el aplazamiento del pleno de investidura en Cataluña y la división del bloque independentista

El presidente del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, ha puesto hoy pie en pared, sin que sepamos cuanto tiempo lo mantendrá, y ha anunciado el aplazamiento del pleno que debía investir a Carles Puigdemont como president de la Generalitat. Dice que mantiene su candidatura, que Puigdemont sigue siendo el único candidato, pero que quiere esperar a que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre las alegaciones presentadas por el Parlament.

El independentismo gana tiempo, pero se resquebraja. El enfado, hoy, tras la decisión de Torrent, del partido de Puigdemont y de la CUP ha sido monumental, con escenas teatralizadas incluidas. Los diputados de la CUP sentados en sus escaños a la hora a la que debía empezar el pleno de investidura, y el portavoz de Junts per Catalunya leyendo parte del discurso que, teóricamente, tenía preparado Puigdemont. Y a las puertas del Parlament unos cientos de personas reclamando la investidura y abucheando a algunos miembros d'Esquerra Republicana.

En ebullición de nuevo la olla a presión independentista. La presión para el que quiera pasar página y dejar a Puigdemont en el capítulo anterior, presión para el que intente desligarse de un relato ficticio, el impuesto por el ex president de la Generalitat, que nunca va a poder ser investido de nuevo, y eso lo sabe tanto él, como los que le rodean y no tienen el valor decirlo públicamente. Presión para volver de nuevo a la desobediencia.

Y como nadie quiere ser el traidor, de momento, un tiempo muerto, al estilo del baloncesto. Y, mientras tanto, el artículo 155, tan criticado, sigue en vigor. Quizás a Puigdemont le interese porque le mantiene vivo, ¿pero le interesa a Catalunya? La respuesta es obvia, no, no le interesa. La prioridad debería ser ponerle fin, y la fórmula es fácil, un gobierno estable.

Los independentistas lo tienen en su mano, pero ¿quién se lo dice a Puigdemont?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?