¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Iñaki Gabilondo

Puigdemont debe renunciar

Hoy no va a terminar esta tragicomedia, el no va más de la locura y la incompetencia, que ha tomado como rehén a la sociedad y está arrastrando por el suelo el prestigio del país

Comienza uno de los días más estrambóticos de la historia de nuestra democracia, porque esta tarde en el Parlamento catalán puede pasar de todo. Que se celebre la sesión de investidura o que no; que aparezca Puigdemont, que lo intente y que no se lo permita la policía; que la policía que no se lo permita sea la autonómica, o sea los Mossos, o que sea la nacional; que Puigdemont no aparezca pero se desobedezca al Constitucional y se le vote por delegación; o que se obedezca al Constitucional y se aplace el pleno para dar tiempo a decidir otro nombre; o que el presidente del Parlament no decida sino que endose la responsabilidad a toda la Cámara; o que haya bronca dentro del hemiciclo; o que la haya fuera, en la calle; o cualquier otra cosa; o que no pase nada de nada.

Lo único seguro es que hoy no va a terminar esta tragicomedia, el no va más de la locura y la incompetencia, que ha tomado como rehén a la sociedad y está arrastrando por el suelo el prestigio del país. Y no terminará, sino que se eternizará, lo peor que puede pasar, porque la política hace mucho que abandonó la partida y cedió su puesto a la justicia. Y todos sabemos que entrar en pleitos significa perder el control de los tiempos.

¿Hay alguna forma de desatascar la situación sin tardar demasiado tiempo? Pues la única fórmula que se me ocurre tiene el pequeño inconveniente de que es imposible. Pero es la que sueñan, sin atreverse a decirlo, muchos independentistas y muchísimos en Esquerra: que renunciara Puigdemont. Si le importa su causa más que su suerte debería hacerlo, para que el independentismo pueda regresar a la Generalitat, pueda desactivarse el 155 y Cataluña pueda recuperar su autogobierno.

Un sacrificio, sin duda, pero le puede ayudar la razón. Es evidente que con él no va a ser posible. Otro día hablaremos si eso es justo o no es justo. Pero con él no es posible. Ya sé que es absurdo, pero hoy es el día del esperpento

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?