¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El dietario de Ramoneda

El ruido se repite y cansa

Josep Ramoneda reflexiona sobre los mensajes entre Puigdemont a Comin sobre el procés, la respuesta del gobierno y la lucha politica por la derecha en la política nacional

Eran tan frágiles los equilibrios en el mundo independentista, que ha bastado el gesto de prudencia de Roger Torrent para que las aguas de la aparente unidad se retiraran y en la playa quedará a la vista todo lo que unos y otros pensaban y no querían decir. “Los nuestros nos han sacrificado”, escribe Puigdemont, en un último intento de excitar los ánimos de los más fieles. Pero cada día que pasa su estrategia se debilita porque las consecuencias catastróficas de prolongar la situación se hacen más evidentes. Y al fin y al cabo, Puigdemont paga ahora la falta de coraje para convocar elecciones en octubre y la fuga. Desde fuera solo puede mantenerse en escena con ruido. Y el ruido se repite y cansa.

Un gobierno español muy inseguro se afana en cantar victoria. No se equivoquen. Esto no ha terminado, por mucho que lo diga Puigdemont en su mensaje a Comín. Se necesita mucha política y mucho tiempo de restauración. Y mal empieza el gobierno si quiere presumir de humillación del adversario. El independentismo gobernará Cataluña. De una forma u otra, habrá que entenderse, y quedan muchos obstáculos por el camino.

The Economist levanta acta del deterioro de la democracia española por la respuesta gubernamental al independentismo, situándole en la cola de las democracias de primer nivel, al borde de la segunda división. El régimen ha girado hacia el autoritarismo postdemocrático sin que los partidos, obsesionados con el independentismo, quieran verlo. En el extranjero ya se van dando cuenta.

Se confirma: la batalla por la hegemonía en la derecha se jugará en la extrema derecha. Ciudadanos ha apostado por la radicalización para desbordar al PP. En 2016 apostó por la supresión de la prisión permanente revisable. Hace tan solo unos meses acusaba al PP de demagogia punitiva. Ahora presenta una enmienda para endurecer los plazos y requisitos que regulan la prisión permanente. Por este camino, en su aceleración hacia el poder, Ciudadanos acabará saliéndose del mapa. Son los vientos de radicalización conservadora que vienen calentando toda Europa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?