La firma de Àngels Barceló

El procés trasciende a las personas

La directora de Hora 25 reflexiona sobre el movimiento independentista más alla de los nombres propios tras los mensajes derrotistas de Puigdemont a Comín

Ayer terminaba esta portada de las diez de la noche pidiendo a los independentistas que le dijeran a Carles Puigdemont que la prioridad en Catalunya es la de un gobierno estable para poder levantar el 155 y esto solo será posible si él deja de ser el tapón y se aparta ante la evidencia de que nunca podrá ser investido president. Pedía que alguien se lo dijera para poder salir de este endemoniado bucle, pero resulta que Puigdemont ya lo sabía.

Tanto que se lo dijo por escrito al único diputado fugado en Bruselas que, junto con él, no ha renunciado a su acta. Toni Comín, que ayer cometió la torpeza, o no, de mostrar ante una cámara los mensajes de texto que Puigdemont le había enviado diciendo que ya se sentía sacrificado por el independentismo.

Puigdemont diciendo que esto se acabó horas antes de decir exactamente lo contrario ante una cámara, que él es el único candidato posible. Conoce perfectamente que su candidatura es una vía muerta, pero en público mantiene lo contrario, continuando con la fabulación que tuvo su cénit con la proclamación de una república con fuga posterior.

Pero por muy lamentable que parezca esto, en el lado contrario no se han resistido ni un momento a la tentación de dar por muerto el procés, con la presentadora del programa que ha conseguido los mensajes de texto a la cabeza, asegurando que ella sola le ha dado la puntilla al procés.

Quién dice esto es que no entiende nada, el procés o el movimiento independentista trasciende a las personas, a los nombres propios. Un movimiento que empezó a caminar casi sin políticos a la cabeza y que continuará caminando aunque los políticos de ahora no estén. Lo único que demuestra estos mensajes es que Puigdemont ya sabe que va a ser sacrificado, aunque intente aferrarse a la investidura imposible, y, sobre todo, evidencia en estos mensajes la fractura en el bloque independentista.

Se superará, esperemos, la pantalla de Puigdemont, pero el procés seguirá estando allí, en la siguiente pantalla. Y seguirá siendo necesaria una solución.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?