La polémica del día

¿Prohibido fumar en las playas?

¿Por qué no fumar a la orilla del mar y sí en la calle que, por desgracia, habitamos más que las playas y en donde el humo del tabaco se suma al que vomitan vehículos y calderas de calefacción?

Ayer contamos en nuestra Última Hora que el gobierno de Murcia se propone extender en la región playas sin humo porque el tabaco, según argumentan, contamina y da mala imagen a los niños. La idea va extendiéndose. Baiona fue el primer municipio con todas sus playas libres de humo. Y Las Palmas de Gran Canaria aprobó hace poco en referéndum ciudadano que en la playa de Las Canteras no se pueda fumar. La cuestión es que cuando ayer contamos la noticia de Murcia se produjo un debate en la redacción entre dos compañeras que reproduce el debate universal en torno a este tipo de medidas. En resumen, el "ya está bien de prohibir" frente al "ya está bien de tener que tragarme el humo de otros en espacios públicos".

Es difícil oponerse, en general, a iniciativas que pretendan reducir una adicción que causa estragos personales y sociales. Pero se observa una cierta asimetría en esta propuesta concreta. ¿Por qué no fumar a la orilla del mar y sí en la calle que, por desgracia, habitamos más que las playas y en donde el humo del tabaco se suma al que vomitan vehículos y calderas de calefacción? ¿Y por qué prohibir el tabaco y no las bebidas alcohólicas, que también causan adicciones y dan mal ejemplo a los niños? A pesar de que España ha prohibido la publicidad del tabaco y su consumo en establecimientos públicos, estamos por encima de la media europea en número de fumadores y a la cabeza en el inicio temprano del hábito. Así que quizás el camino no sea seguir prohibiendo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?