¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La gran oportunidad perdida de Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes

Ambos cómicos protagonizan un discurso plano, sin apenas gags y falto de contenido

Tras tres años de Dani Rovira en el escenario, el listón estaba alto ante el ruido que genera el actor de ‘Ocho apellidos vascos’. La Academia de Cine optó este año por darle otro perfil a la gala con dos cómicos reconocidos, Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes. Ambos, curtidos en monólogos del absurdo muy castellanos, han enhebrado un discurso simplón, carente de ritmo y sin un chiste inteligente.

Tras el saludo inicial, Joaquín Reyes ha desaparecido del escenario. Sevilla ha tomado el peso del speech con bromas sobre la longitud de los agradecimientos y un vídeo de Karra Elejalde. Tras ese momento, ha llegado la única mención a uno de los grandes temas de la gala: la reivindicación feminista.

Una única referencia a las mujeres

Una ronda de chistes fáciles con las películas nominadas ha ocupado gran parte de su discurso. "Esta gala va a ser muy corta. Es mi noche porque todas las actrices se quieren llevar un cabezón a su casa. Lo más parecido que tengo a una mujer es Joaquín, me aguanta a diario, es más inteligente que yo y está cobrando la mitad". Esta ha sido la única referencia a las mujeres en toda su intervención. Más bromas con la poseída de 'Verónica' y 'La Librería' de Isabel Coixet. "Solo tres señoras han contado el premio a mejor directora. Cuatro si contamos a Álex de la Iglesia, él dice que es una señora". Ha seguido con referencias a 'El Autor' y 'Handia'. "Por ejemplo, para ser buen autor hay que vivir a tope. Como Froilán, está viviendo a tope y puede que luego escriba un libro o un audiolibro”. El gag de la familia real.

También ha hecho referencias a otras películas, como 'La Llamada', y al fenómeno de sus creadores. "La carrera de Javier Ambrossi va para arriba y la de Calvo para abajo, es lo que tiene haber empezado en 'Física o Química. Estaría todo el día diciendo 'Los Javis'. Si uno se llama Gregorio, se va todo a tomar por culo". Tras esto, ha mandado a El Langui a buscar a Joaquín Reyes, que le ha vomitado sin más explicación.

Tras entregar los tres primeros premios, Joaquín Reyes ha hecho su propio monólogo. Ha dado ritmo a la gala andando entre los invitados y nominados. Le ha explicado a Leticia Dolera lo que es el mansplaining, esa manía de muchos hombres de explicarles todo con condescendencia a las mujeres. Ella le ha respondido que la gala “estaba quedando como un campo de nabos muy feminista”. Algunas risas y muchos aplausos.

Una oportunidad perdida

En un momento de tanta agitación política y social, ambos cómicos han desaprovechado la oportunidad de construir un discurso ácido y reivindicativo, al menos de la industria. Como se atisba en Hollywood, los premios de la Academia, en tiempos de redes sociales, se quedan atrás con un enfoque difuso y templado mientras los galardones de la prensa –los Globos de Oro y los Feroz- marcan la agenda por su contundencia política y sus dardos envenenados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?