La opinión

Reflexiones goyescas

Bueno, como nadie lo dijo en la gala de los Goya pues ya lo digo yo: así tampoco vamos a ninguna parte

No sé si tienen ustedes la misma sensación, pero yo creo que hay días que llegan ya con los temas de conversación incorporados de serie. No sé si eso favorece o perjudica las relaciones personales, pero de entrada lo hace todo más fácil. Hoy, por ejemplo, resulta imposible no comentar algo sobre la nieve o sobre la gala de los Goya.

Es curioso, por cierto, lo que ocurre con la denominada fiesta del cine español: casi todos los años la ponemos a parir, mayoritariamente a parir, porque se nos hace larga, porque es cansina, porque los chistes no siempre nos parecen acertados, porque los discursos –casi siempre– son un peñazo… Es una cita ya clásica para el despelleje nacional, eso es verdad. Pero ha conseguido consolidarse también como una cita televisiva imprescindible. Y como en cada edición ocurre algo concreto, coleccionamos al menos media docena de momentos a los que luego le sacamos punta hasta la extenuación.

Cadena Ser

Esto al final yo creo que es un éxito en sí mismo, porque además hay mucho donde elegir: el campo de nabos feminista de Leticia Dolera, el inesperado triunfo de Carlos Boyero haciendo de Carlos Boyero, la entronización de Julita como abuela de España, los ganadores del goya al mejor maquillaje y peluquería, de la película Handía ¡con unos pelos que pa’qué!, etc.

Resumiendo: que hay material de sobra para destripar al menos hasta esta noche, que llega la final de OT y ya tomarán el relevo los partidarios de Amaia, de Alfred, o del sur sum corda.

¿Qué, les parece una frivolidad? pues miren, si la alternativa es discutir en serio sobre si Catalunya puede tener un presidente dentro y otro fuera, o si en la última encuesta del CIS, ciudadanos –gracias al impacto del “procés” – le sigue comiendo terreno al PP a mí que me den otra gala de los Goya.

Por cierto, y esto ya es directamente para provocar: ¿a nadie, absolutamente a nadie del mundo del cine, de la cultura, tan proclive a la protesta y a la reivindicación, a nadie le chirría que haya unos tíos en la cárcel, ¡en prisión preventiva!, que lleven tres meses sin juicio ni nada? Yo no comulgo en absoluto con algunas de las cosas que hicieron y lo he dicho. Pero, prisión preventiva y tanto tiempo, ¿no les parece ya un poco fuerte? Bueno, como nadie lo dijo en la gala de los Goya pues ya lo digo yo: así tampoco vamos a ninguna parte.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?