El tema

"Y si no doy el pecho, ¿qué pasa?"

Toda la verdad sobre la lactancia materna

Aunque a estas alturas todo el mundo tiene más o menos claro que la lactancia materna es la mejor opción para el bebé, aún sigue habiendo falsos mitos o miedos sobre ella. Es frecuente escuchar en la farmacia a muchas madres comentando frases como: “es que tengo poca leche”, “es que mi leche no alimenta”, “no coge peso por mi culpa”, o “se queda con hambre”, etc. Pero, salvo raras excepciones (generalmente por enfermedades del niño o de la madre), no hay ningún motivo por el que la madre no pueda dar el pecho al bebé. La composición de la leche materna es bastante similar en todas las mujeres y el hecho de que los pechos “se desinflen” se debe principalmente a una regulación en la frecuencia y cantidad de tomas por parte del bebé.

'El moco radiactivo. Y otros desvelos de padres primerizos' (La Esfera de los Libros)

Dicho esto, que la lactancia sea una buena opción no significa que tenga que ser la opción escogida por todas las madres, ¡ni mucho menos! En la actualidad parece que dar de mamar es un imperativo social, llegando incluso a señalar a las madres que no optan por ello hasta el punto de hacerlas sentir culpables. La ansiedad que provoca esta presión, además, puede perjudicar también la salud del bebé.

El debate está servido, y para analizar todos los puntos de vista nos visita en Be OK Marián García, doctora en Farmacia y graduada en Nutrición Humana y Dietética. Seguro que la conocen por el nombre de Boticaria García, el blog de nutrición y salud que la ha llevado a publicar el libro 'El moco radiactivo y otros desvelos de padres primerizos' (La Esfera de los Libros).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?