El ojo izquierdo

Los amos (chulos) del universo

Si el ministro Luis de Guindos tiene en el bolsillo esa espléndidamente remunerada vicepresidencia del BCE, ¿para qué quiere seguir como ministro hasta el penúltimo minuto?

Durante demasiados años los amos del universo, esos desahogados ejecutivos de los grandes bancos de negocios, han paseado su prepotencia por saraos y reuniones mundiales, siempre pregonando la buena nueva del advenimiento del neoliberalismo, pónganse ustedes de rodillas, que aquí solo hay una solución: expriman los salarios y engorden los beneficios empresariales. Chaqueta ajustada, caracolillos en la nuca y sonrisa de medio lado. Después pasó que nos llevaron a la ruina y alguno de ellos se refugió en lo público, expertos que son en las puertas giratorias. De esa afamada cosecha, nos viene Luis de Guindos, el gran hombre europeo de Lehman Brothers hasta la catástrofe. ¿Castigo por el fracaso? El Ministerio de Economía de España, donación de Mariano Rajoy. Y ahora vuelve al paseíllo, intentando mantener el cargo hasta su nombramiento, o no, como vicepresidente del BCE. Y este Ojo se pregunta dos cosas ante este escándalo: ¿Es posible que el Gobierno de España presente a Guindos si no tiene asegurado el cargo? Y entonces, si tiene en el bolsillo esa espléndidamente remunerada vicepresidencia, ¿para qué quiere seguir como ministro hasta el penúltimo minuto? Déjenme decirles que todo apunta a un mero ejercicio de chulería, que me van ustedes a elegir a pesar de que no les gustan las obediencias políticas. Porque soy yo, Luis de Guindos, aquel amo del universo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?