¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

No hay sitio como Canarias para estudiar el sol y el mar.

Héctor Socas y Francis Pérez nos explican por qué las grandes preguntas de nuestro planeta se resuelven en nuestras Islas afortunadas.

La vida se distingue entre dos tipos de personas, los que miran hacia arriba y los que miran hacia abajo.

Hoy, desde Tenerife, hemos hablado con Héctor Socas, físico solar, y Francis Pérez, fotógrafo submarino, ganador del World Press Photo Award 2017 en la categoría de naturaleza.

Pese a que uno mire al cielo (desde uno de los lugares más privilegiados del mundo para la observación del cielo: el Instituto Astrofísico de Canarias) y otro se sumerja en profundidades, ambos tienen muchas cosas en común: "el amor por presenciar la naturaleza".

Ambos no se separan de Canarias, por sus condiciones especialmente ventajosas: Francis destaca que en Canarias podemos ver de los mares más azules y transparentes, comparable únicamente con los mares de Hawaii. "Hay una visibilidad perfecta del cielo a 40km de profundidad." Casi podríamos decir que se ve mejor el cielo dentro del mar canario que en la Gran Vía madrileña, con la boina de contaminación.

Héctor, por su parte, destaca que en Canarias hay una combinación de montañas muy altas (como es el Teide) en un entorno rodeado de mar. "El mar produce una estabilización de la atmósfera que es muy beneficiosa para la observación astronómica."

No hemos podido resistirnos a preguntar a los expertos científicos por el reciente lanzamiento del "Falcon Heavy". Héctor Socas nos cuenta que es una empresa nada frívola. "No es solo un millonario lanzando un coche al cielo" ya que abaratar costes y crear cohetes reutilizables es un gran avance. "El descapotable parece una excentricidad, pero lo que normalmente se manda son bloques de acero, que son igual de absurdos, pero más aburridos."

Además, Héctor  ha desmontado algún tópico recurrente en la cultura popular, como el de las lluvias solares no hay que tenerles miedo, "se deben a un ciclo de actividad de once años en el que el sol pasa por fases de alta y baja actividad" 

Pero sobre todo, Héctor y Francis han hablado con fervor de su profesión, que se ha convertido en su gran pasión. Al fin y al cabo, la observación de fenómenos de la naturaleza nos explica más como seres humanos. "Las estrellas son como las personas, son todas diferentes unas de otras y de todas se puede aprender".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?