El ojo izquierdo

¿Hasta cuándo?

Los diputados y senadores populares juegan con los plazos, las mayorías y las minorías para que nada ni nadie les pueda mover el chiringuito, desde la reforma laboral a la ley mordaza

Decenas de asuntos que afectan a los ciudadanos deambulan, perdidos, huérfanos y desorientados, en el limbo de la parálisis política que llevamos viviendo meses, en especial la parlamentaria. ¡Hay que ver cómo son los políticos!, dirán ustedes ¡cuánto zángano se esconde en la carrera de San Jerónimo!, remacharán enfurecidos. Pues sí, pero con matices. Esta indignante perlesía solo es posible porque así lo quiere el Partido Popular, que trabuco en mano, como toda la vida, ejerce de indecente filibustero cercenando cualquier iniciativa que proponga el resto de grupos. Los diputados y senadores populares juegan con los plazos, las mayorías y las minorías para que nada ni nadie les pueda mover el chiringuito, desde la reforma laboral a la ley mordaza. Porque así les va bien, riéndose de todos nosotros. Hacen, literalmente, lo que le viene en gana a Mariano Rajoy, conocido ventajista de toda la vida. Tampoco el resto de grupos ayuda mucho en determinadas ocasiones, con Rivera alternando el oficio de mamporrero del PP mientras guiña el ojo a Podemos, que también tiene lo suyo, con reformas que no llevan a ninguna parte. Ahí anda empantanada, por ejemplo, la decisión sobre un nuevo presidente de Televisión Española, que acabe con la vergüenza nacional de esa grosera utilización del ente en beneficio exclusivo del PP, aberración sobre aberración, manipulación sobre manipulación. ¿Hasta cuándo tenemos que aguantar esta infamia?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?