¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

La hipnótica danza PP-Ciudadanos

Los dos partidos parecen estar enzarzados en una pelea, pero tienen muchas dificultades para hacerla creíble porque en realidad son socios, tanto en el gobierno nacional como en el gobierno de la comunidad de Madrid

El Partido Popular y Ciudadanos parecen estar enzarzados en una pelea, pero los dos tienen muchas dificultades para hacerla creíble porque en realidad son socios, tanto en el gobierno nacional como en el gobierno de la comunidad de Madrid, donde últimamente se concentran las acusaciones de corrupción y los escándalos. Sin Ciudadanos, ni Mariano Rajoy ni Cristina Cifuentes, ni el PP nacional ni el PP madrileño, podrían estar gobernando, algo que los portavoces de Ciudadanos hacen enormes esfuerzos para ignorar. La posición del PP también tiene muchas dificultades para ser creíble, porque por un lado las encuestas afirman que su principal competidor es Ciudadanos, pero por otro no puede atacarles con demasiada fuerza porque, al fin y al cabo, necesita a la formación de Albert Rivera para intentar llegar al fin de la legislatura, como desea Mariano Rajoy.

En fin, el baile entre Ciudadanos y Partido Popular se desarrolla, según las circunstancias, como si fuera un tango o como una agitada danza pop, pero lo más llamativo no es esa facilidad para distraer a la opinión publica del hecho fundamental, es decir, que en realidad, están actuando como aliados políticos dentro de las instituciones, sino la parálisis que sufre la oposición, casi hipnotizada por esa danza. Cierto que es muy difícil hacer oposición cuando no hay casi nada a lo que oponerse, porque el gobierno se las arregla para no tener prácticamente iniciativas políticas.

Y así van pasando las semanas, muy distraídas con lo que dice uno y lo que dice el otro, y sin que pase nada de nada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?