¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma

Radio y deporte

El Día Mundial de la Radio quiere subrayar la vinculación de la radio con el deporte, una relación que va mucho más allá de la complicidad. Dos realidades calientes que se enamoraron con pasión a primera vista hace casi un siglo

Hoy, el Día Mundial de la Radio, quiere subrayar la vinculación de la radio con el deporte, una relación que va mucho más allá de la complicidad, son universos fusionados, dos realidades calientes que se enamoraron con pasión a primera vista hace casi un siglo. La Cadena SER, para dar contenido al mensaje de este año, lleva desarrollando con éxito la campaña ‘Sin respeto no hay juego’, y ayer noche en El Larguero presentó un informe elaborado por este día, a fin de analizar los comportamientos de los públicos en los grandes acontecimientos deportivos. Y el resultado del informe confirma lo que podíamos temer: los valores del deporte se difuminan a menudo por los excesos y por la barbarie. Una barbarie que no fotografía al deporte, fotografía a la sociedad, que se desnuda en el anonimato y en la multitud.

Como cabía esperar en Internet, donde se manifiesta escandalosamente todo lo bueno y lo malo, los bárbaros han encontrado su altavoz soñado, las redes sociales, por las cuales se pasean insolentes e impunes el machismo, la homofobia, el racismo, la xenofobia, el sexismo... A lo largo del día, la Cadena SER les irá ofreciendo detalles de este informe. No obstante, deberíamos evitar la tentación casi rutinaria de convertir las redes sociales en el gran chivo expiatorio y en la pila en la que nos lavamos las manos cada vez que algo nos saca los colores. No olvidemos que las redes sociales no son territorio extranjero, no es un espacio extraterrestre, es parte de nuestra sociedad. Porque el deporte, en efecto, es inocente pero cuantos forman parte de su mundo tienen que reflexionar sobre su responsabilidad al cocinar los caldos de cultivo de la violencia con actitudes y declaraciones que llevan las rivalidades a las fronteras mismas del odio. Presidentes, directivos, entrenadores, jugadores, espectadores y periodistas tienen, tenemos, mucho que decir, y sobre todo mucho que no decir, para que el deporte sea la gran fiesta competitiva que siempre ha de ser y para que la radio la celebre con su maravilloso tecnicolor sonoro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?