¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Contigo dentro

Celia Blanco

Madrugada del domingo al lunes de 01:30 a 02:30

Batallas sexuales que no descansan

El editorial de Celia Blanco en 'Contigo Dentro'

A veces creemos que una vez que hemos conquistado una batalla, todo está ganado; cuando las guerras, cuando son tales, necesitan de muchas contiendas hasta que se consigue dirimir quién es el vencedor. El matrimonio homosexual fue reconocido en Reino Unido en 2004. Dicho así, parece que eso implicaría que debería ser legal en todos los territorios considerados británicos, sin embargo, no todos los ciudadanos británicos pueden unirse legalmente con la persona que amen. Bermudas es un conjunto de más de 150 islitas en el Mar del Caribe.

Muchas horas de sol, muchas horas de lluvia pero un lugar perfecto para el turismo que hace las delicias de canadienses, norteamericanos, británicos y franceses. Solo 20 islas están habitadas y la población apenas supera los 65.000 habitantes, de los cuales solo 12 parejas han legalizado su relación mediante un contrato civil de casamiento. Es probable que esas 24 personas homosexuales sean las últimas que puedan casarse en, no lo olvidemos, esa parte del territorio británico.

¿Por qué, si un matrimonio gay puede casarse en Londres?

Pues porque en Bermuda tienen su propia forma de gobernarse. El poder ejecutivo en Bermuda recae en la reina del Reino Unido, en el Gobernador de Bermuda, quien actúa en nombre de ella, y en el Gobierno específico de estos reinos de allende los mares. El ministro del Interior de Bermudas se oponía radicalmente al matrimonio homosexual, así que inició campaña y promulgó una ley que rebate la que el propio Tribunal Supremo del archipiélago aprobó el pasado mes de mayo. Bermudas es el primer territorio del planeta que anula la ley de matrimonio homosexual después de ser aprobada.

No hace falta irse tan lejos para darse cuenta de que la guerra contra la homotransfobia no para nunca. En la propia Comunidad de Madrid estamos a la espera de que se lleve a efecto la ley Integral de Transexualidad que se aprobó en mayo del 2016. Hasta el propio Defensor del Pueblo ve discriminatorio el incumplimiento de esta ley, pero nadie obliga a la Comunidad de Madrid a cumplir lo que, recordemos, fue aprobado por mayoría absoluta hace casi dos años. Parece que, una vez más, hay quien se salta la ley.

Que a nadie se le olvide cuando haya que hacer recuento de personas que cumplen la ley y personas que se lo pasan por el arco del triunfo, estén donde estén.

Recuérdenlo. Solo así conseguiremos que dejen de hacerlo: cuando sea evidente que no cumplen las leyes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?