¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El impuesto de sucesiones, a debate: ¿doble imposición o tasa necesaria?

Los economistas José Moisés Martín e Ignacio Ruiz Jarabo debaten sobre la supresión del impuesto de sucesiones

El impuesto de sucesiones grava las herencias y clasifica la tributación según el grado de parentesco que exista con la persona fallecida. La norma estatal que lo regula desde 1987 establece, en el caso de esos parientes más directos, unos tipos de gravamen que oscilan entre el 7,6% para herencias menores de 8.000 euros hasta un tipo máximo del 34%. Ahora lo gestionan las autonomías y lo han reducido significativamente.

Las autonomías introducen reducciones generales que equivalen a mínimos exentos. El más bajo está en Aragón, donde las herencias de menos de 150.000 euros no tributan. Andalucía acaba de subir el mínimo exento hasta un millón de euros, en lo que se atribuye a la presión de Ciudadanos.

Otra formula es rebajar los tipos impositivos de la norma estatal, y otra vía es la que ha elegido la Comunidad de Madrid, donde se reduce al 1% la cuota a pagar. Es decir, se bonifica el 99%, independientemente de la cuantía de la herencia.

¿Mantenerlo o suprimirlo?

Si se mantienen las cosas como están, se producen enormes desigualdades entre las comunidades autónomas: un hijo que herede 10 millones de euros en Madrid tributa lo mismo que otro hijo que recibe en Asturias una herencia de 1 millón 400.000 euros.

Hay quien defiende suprimir el impuesto, que supone una recaudación cercana a los 2.700 millones de euros para las arcas autonómicas de las comunidades autónomas, las mismas que claman por la reforma de una financiación autonoómica. Como varias autonomías han bonificado tanto este impuesto han dejado de recaudar una cantidad importante de dinero. Una posible solución es la que propone el comité de expertos que ha designado el Gobierno para modificar el sistema de financiación autonómica. Abogan por establecer un mínimo exento igual en todo el país y unos gravámenes que podrían aplicar las autonomías entre el 4 y el 11%. 

Por otra parte , los profesores  de la Universidad de Zaragoza, Miguel Ángel Barberán y Carmen Trueba, han elaborado un informe sobre la aplicación del impuesto de sucesiones en Aragón. En una entrevista concedida a la Cadena SER, Miguel Ángel Barberán , asegura que "estas claro que esta situación no puede seguir como hasta ahora. Las diferencias de gravámenes son tan altas, que la situacion se hace insostenible". Preguntado por ell informe del comité de "sabios" del gobierno, Barberán cree que " esta propuesta es buena porque simplifica la estructura del impuesto". Estos profesores han hecho una simulacion sobre lo que supondría esta propuesta en los declarantes de Aragón correspondientes a 2014 y el resultado  es que la recaudación del impuesto en esta comunidad sería sensiblemente más baja. Por tanto y ,según este profesor, "puede ser un buen modelo el que propone este comisión de expertos pero habría que revisar el mínimo exento y los gravámenes"

España frente a Europa

España está en el grupo de los que mantienen vivo el impuesto de sucesiones. Con los ultimos datos de Eurostat , recaudan más que España en términos de PIB , Bélgica, Francia,Bulgaria y Países Bajos.

Y se mueven como nuestro país, con una recaudación en el entorno del 0,2% del PIB, Alemania, Reino Unido,Dinamarca , Finlandia , Luxemburgo y Malta.

El debate

Ignacio Ruiz Jarabo, exdirector de la Agencia Tributaria, considera que el impuesto de sucesiones es "arcaico" y que "debería haber sido eliminado hace décadas" porque dejó de tener sentido cuando empezaron a crecer otros impuestos como el de la renta. No opina así Moisés Martín, de Economistas contra la Crisis, para quien se trata de "un impuesto necesario". "Los 2.700 millones de euros que recauda España por este impuesto podrían servir para triplicar la renta mínima de inmersión o poner a nuestro país en la media europea de inversión en investigación", señala.

Jarabo ha subrayado la "injusticia" de este impuesto porque supone "una doble imposición", ya que la renta heredada "tributó en vida y en el fallecimiento". "Cuando un hijo o un nieto heredan pagan tres veces, al ayuntamiento por la plusvalía, a la Agencia Tributaria por la renta y a la comunidad autónoma por el impuesto de sucesiones", dice. Moisés Martín ha replicado que "no es cierto que se pague dos veces" porque "los impuestos no lo pagan los pisos, sino los sujetos". Para este economista es necesario mantener el impuesto de sucesiones, que también existe en otros países de nuestro entorno, porque facilita "la igualdad de oportunidades", ya que "la mitad de las grandes fortunas que hay en España son heredadas".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?