El Faro de Patiño

La revolución sigue pendiente

El Mayo del 68 supuso una liberación social que 50 años después se ve amenazada por la involución neoliberal

A finales de febrero del 68, en las calles de París, con la guerra de Vietnam como revulsivo contra el imperialismo yanqui, se fraguó la pequeña revolución de mayo. En ella confluyeron estudiantes y obreros para forzar la apertura a una libertad en las costumbres que contrastaba con las sociedades cerradas de los países comunistas. En nombre de esa la libertad, Reagan y Thatcher impusieran luego un modelo liberal y conservador que aún se traduce en un descompensado reparto de la riqueza.

50 años más tarde, uno de las figuras de Mayo del 68, Daniel Cohn Bendit, apoya al presidente Macron, que ha dinamitado el sistema bipartidista que ha gobernado en Francia y en Europa desde la II Guerra Mundial. La revolución, de alguna manera, continúa aunque, como decía esta semana, en la SER, la feminista Virginie Despentes, ahora se trata de que los poderosos piden hacer lo que quieran con los sometidos, con los precarios.

El #MeToo feminista debe ser el nuevo Mayo de este 2018, el adoquín que haga pedazos con la expresión fatalista y resignada: "es lo que hay", que ahoga a las nuevas generaciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?