La firma

De Guindos y el Festival de Eurovisión

Me gustaría saber si además del prurito patrio hay algo consistente que de Guindos pueda aportar, no digo para España sino para Europa

Todos estamos muy contentos porque de Guindos vaya a ser, allá por junio, vicepresidente efectivo del Banco Central Europeo. Estamos muy contentos porque España, que había desaparecido de los primeros lugares de todos los escalafones comunitarios, reaparece en uno muy destacado, y no seré yo quien quite importancia a este éxito.

Sin embargo, me gustaría saber si además del prurito patrio hay algo consistente que de Guindos pueda aportar, no digo para España sino para Europa. Seguramente lo hay, pero se ve que no es eso lo que puntúa, porque sólo tenemos noticia de la partida de ajedrez que le va a llevar al cargo. Que su opositor irlandés se ha retirado para que no haya divisiones, y porque va aspirar a ser Economista Europeo Jefe. Que Alemania le ha apoyado a cambio de que España apoye al candidato alemán cuando haya que sustituir a Draghi en noviembre. Que Francia le ha dado el sí en agradecimiento porque nuestro país le votó como sede de la Autoridad Bancaria Europea y Portugal, para pagar nuestro apoyo a los lusos en la presidencia de la Eurozona. Y que Italia nos lo ha negado porque no respaldamos la candidatura de Milán para sede de la Oficina del Medicamento. Nada que ver, por lo que parece, ni con méritos, ni mucho menos con planes o con ideas. Ni con intereses ciudadanos ni con el proyecto europeo. Puro cambalache. ¿Verdad que es como el Festival de Eurovisión?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?