¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Kanka aprende a saltar: "Cada disco es una fotografía temporal"

  • El cantautor malagueño presenta su cuarto disco, 'El arte de saltar', un zancada en su carrera
  • El Kanka habla del fenómeno OT, de Amaia, de las redes sociales y de su amor por Andalucía

El Kanka, en los estudios de la Cadena SER /

Dice que compone como come, como una necesidad, y define la música como el arte más completo, como la disciplina que más mueve. Con 'El arte de saltar', Juan Gómez Canca, 'El Kanka', deja mirar un poco más dentro de él, presenta sus miedos, hace escuchar a sus amigos y se vuelve, si cabe, más poeta.

¿Te has vuelto más poeta? Las letras están mucho más cuidadas, más profundas, más maduras…

Siempre me he trabajado mucho las letras, pero he pasado de currarme más los juegos de palabras a intentar quizás decir más cosas. A una manera más sencilla de escribir pero con más contenido. Antes estaba todo más enrevesado, más desordenado

¿Pero era más divertido?

Sí, seguramente más divertido

Sí que puedes es una canción que has compuesto a un amigo pero ¿es también una declaración de intenciones?

Tenía a mi amigo en la cabeza. El mayor problema que tenía era él mismo. Nos pasa a muchos, a nosotros con nuestros miedos que te impiden avanzar. Surge de querer darle un empujoncito a mi amigo, pero habla de algo universal, de esa motivación que nos falta

El Kanka canta en 'Hora 25' 'Sí que puedes', el single de su disco

Se pude convertir casi un himno para motivar

Sí, hombre eso lo tiene que decir la gente. Cuando hago una canción no solo pretende que se entere mi amigo, escribo para que la escuche todo el mundo y la gente se pueda sentir identificada. También cuando uno escribe habla de sí mismo por más que no quiera. Es una forma de decir sí podemos, no nos bloqueemos, vayamos hacia adelante.

¿Cuál es ‘El arte de saltar’? ¿Has saltado tú?

A nosotros no nos queda otra cosa que aprender a saltar, hay muchos socavones en la carretera. En la vida siempre vienen cambios, dificultades y problemas, y uno tiene que adquirir las habilidades con la experiencia, con el camino recorrido, de saltar, de llegar al otro lado del socavón o la orilla. No sé si tengo el arte de saltar, pero pretendo tenerlo al menos.

¿Cuándo has tardado en fabricar este disco?

En la composición, unos dos años. No me planteo voy a hacer un disco, voy a componer. Lo voy haciendo como el que come, como una necesidad. Y lo ha hecho en huequitos porque he tenido muchísimo trabajo. Siempre he sido músico de muchos directos afortunadamente, pero en estos dos últimos años he tenido muchos más. Setenta u ochenta me he hecho cada año. Pero si me tiro dos tardes solo, me hago un tema con la merienda. Un sándwich mixto y un temita. Todas las canciones son nuevas, no hay ningún rescate de antes, y en la grabación unos meses, desde octubre y noviembre

El Kanka interpreta 'Para eso canto'

¿Has dejado muchas canciones en el cajón?

No muchas, la verdad. Tenía unas 15 o 16, en el disco hay once, me he dejado unas cuatro. Yo siempre las guardo con la esperanza de no tener que usarlas nunca. A mí lo que me gusta es hacer cosas nuevas, al final es lo que hago yo.

¿No las utilizas en los directos?

No, se la puedo cantar a algún amigo en una pachanguita, pero en directo no. Siempre quiero sacar lo nuevo y decir las cosas con las que me siento identificado en ese momento. Ya tengo cuatro discos con éste y no estoy para quitar emociones de un lado y meterlas en otro.

Si escribes sobre lo que te pasa a ti, ¿te reconoces, ves tu evolución?

Sí, un poquito sí. Me hace gracia porque en el primer disco no lo veo tanto, ahí se compusieron canciones de un plazo de ocho años, no sé dónde ubicarme ahí, lo que tiene sentido por cómo me sentía. Los siguientes discos han sido cada año, y ahí sí me veo, digo vine a Madrid, estaba con esta chica, cada disco es una fotografía temporal de una persona.

¿Has escuchado esta versión de Lo mal que estoy y lo poco que me quejo? Una concursante de OT, Amaia, convertida en fenómeno cantando por El Kanka

Lo recibí por redes. Ella ha cantado varios temas míos. En el casting de entrada, ya lo hizo. Me llegó eso y luego me llamaron de la Academia, se ve que los chavales, sobre todo Amaia y Ana Guerra, lo habían pedido y les apetecía.

¿Qué te parece este tipo de concursos?

Cada vez que soy más mayor, solo de los que piensan que cada uno haga lo que quiera. Yo no soy consumidor de estos concursos de televisión, salvo la primera, aquella la seguimos todos como novedoso. A raíz de lo de Amaia, he estado pendiente de ella, pero no he seguido el concurso. Promueven una forma de llegar a la fama muy rápida y luego los concursantes, algunos se aprovecharon de eso y tendrán carrera larga, y otros no. Deberían tener cuidado, tener los pies en la tierra, y puede ser una plataforma de puta madre. Y también si no los mancillan, son chavalitos muy jóvenes, los puede coger la industria y triturarlos. Es un concurso, te da visibilidad. Amaia no se puede negar que tiene mucho talento, tiene un timbre muy bonito, es carismática y además es músico.

Esa ha sido la clave de esta edición, músicos y con una gran cultura musical, igual cantaban por El Kanka que por Zahara

Sí, algunos. Otros eran seguidores de cosas más mainstream. Tiene que haber de todo. Me ha gustado, ha habido más variedad que no han tenido otros años. Desde la propia academia o la dirección, yo creo que lo han hecho aposta. Quizá porque está creciendo la música underground gracias a Internet, o incluso youtubers que hacen música y llenan salas. Y yo creo que se han dado cuenta y le han querido dar un punto más alternativo.

Hablabas de los youtubers, ¿a ti te han servido de mucho las plataformas digitales?

Sí, evidentemente. Como persona, como Juan Gómez, no soy nada de redes sociales. Si me dedicará a otra cosa, jamás por gusto cogería las redes para publicar mi vida. Como no soy extramadamente idiota, me doy cuenta de que es una herramienta que puedo utilizar a mi favor y que también ha servido para democratizar la música, para que llegue a más gente. Antes tenías que tener una discográfica detrás, sonar en la radio y ahora no es necesario.

¿Te convierten en más libre?

Sí, claro. Hay muchas más maneras de llevar una carrera musical que antes. Al final la libertad es tener capacidad de decisión. Si tú tienes más opciones, eres más libre. Aunque luego tiene su reverso tenebroso, también te esclaviza. Las redes son muy exigentes, no vale con que un día publiques un post perfecto. Exige constancia y hay que alimentaras. Me lo tomo como un trabajo. Es un modo de estar en contacto que está engancha a mi rollo, y le intento dar cosas divertidas. Pero es mi trabajo de oficina.

Has cumplido uno de tus sueños, ¿qué hace en tu disco Jorge Drexler?

Se habrá confundido, se habrá equivocado de canción (risas). Me hace una ilusión tremenda, lo mío es admiración. Él es el maestro, el maestrísimo a todos los niveles. Me gusta cómo escribe, cómo compone, cómo ha llevado su carrera. Me gusta todo. Es un tío que tiene un Oscar, doce discos, es un máquina. Se lo ha currado desde abajo, en ese sentido tenemos algo paralelo. Lo mío tampoco se ha basado en un pelotazo, tengo cuatro discos en cinco años. Me lo he ido currando disco a disco, concierto a concierto. Lo hace todo de corazón y cabeza, es una combinación muy buena. Aceptó de muy buena gana, me decía qué canción más bonita.

Y tu canción a Andalucía sí que es un himno, ¿te ha llamado ya Susana Díaz?

Lo que me falta para el sacado de surrealismo. Después de Operación Triunfo que me llamara Susana Díaz

¿Por qué haces esta canción?

La pregunta es cómo no la había hecho antes. Soy andaluz y reivindico el andalucismo como hizo Lorca o Carlos Cano. Llevo muchos años fuera, nueve años en Madrid, ahora uno en Barcelona. Siempre estoy fuera de mi tierra, de esa tierrra tan bonita, con tanta personalidad. Andalucía y su gente, es una tierra de poesía en la calle, del lenguaje vivo, de gente con gracia. Lo tenía en mente y ya era hora

Y alejada además del tópico

Intuitivamente quise alejarme de los lugares comunes, del cliché del flamenco, del vago, de todas esas cosas inciertas. A la misma vez quería hacerlo popular. Y creo que he conseguido ese equilibrio.

Antes ibas a salas pequeñas y ahora te enfrentas a públicos más grandes, ¿dónde estás más cómodo?

Me gustan las dos cosas y las disfruto de manera distinta. Estoy más cómodo sabiendo que voy a poderme pagar el alquiler sin hacer malabares. Eso da una tranquilidad que antes no tenía. Además soy relativamente nuevo en los festivales, he cantado ante 30.000 personas, parecen un croma, que están puestos ahí por ordenadores, pero siempre guardo un hueco para salitas pequeñas, para mirar a la gente a la cara. Son conciertos especiales, yo le contesto a la gente, es más personal. Pero también la energía que tienen miles de personas no la tienen 100. Te da un subidón. En los festivales están todos borrachos, con sus colegas, no le prestan atención a los versos, van más a divertirse. Hago un repertorio adaptado a eso y están respondiendo bien, hay un cantautor en los festivales y nadie se da cuenta. Soy un intruso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?