Últimas noticias Hemeroteca

Comunicación e incomunicación

En Barcelona se está celebrando simultáneamente la mayor fiesta de la comunicación y la mayor ceremonia de la incomunicación

CADENA SER

En Barcelona se está celebrando simultáneamente la mayor fiesta de la comunicación y la mayor ceremonia de la incomunicación. El Mobile World Congress exhibe toda la panoplia de herramientas inventadas por la tecnología para que los seres humanos podamos relacionarnos, conversar y compartir y mientras tanto en el Parlament se va a escenificar hoy nuevamente el gran desencuentro entre las dos mitades sociales y políticas enfrentadas. En el acto, bien surrealista, por cierto, de entronizar a un huido para terminar alumbrando un presidente del consejo de la república en el exterior y un presidente de la Generalitat en el interior, un monstruo bicéfalo. 

Los sociólogos llevan mucho tiempo analizando esta gran paradoja de nuestro tiempo: la comunicación sofistica a velocidad supersónica su deslumbrante juguetería, pero al mismo tiempo la incomunicación avanza. Hoy Barcelona es la capital de esa paradoja y la España política, desde hace un montón de años, su paraíso. El país en el que, puesto que todos tenemos razón siempre, florecen los diálogos de sordos y los diálogos para besugos. Pero no estamos solos; las conversaciones del Reino Unido y la UE sobre el brexit están en punto muerto por lo mismo, y en Italia, ante las legislativas del domingo, los tres grandes bloques en litigio han batallado más para hacerse oír en la marabunta de cada bloque que para hacerse oír en el exterior. Y es que el milagro de la comunicación no lo produce la tecnología de vanguardia si no algo tan antiguo como la voluntad de escuchar o la intención de comprender. Un bien muy escaso que, por desgracia, nunca podremos encontrar en el Mobile World Congress. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?