La firma

Europa: dos disyuntivas vidriosas

Al sistema le disgusta menos el populismo de la derecha extrema que ese populismo que se dice post-ideológico pero que considera radical de izquierdas

El proyecto europeo entiende que salvó ayer por los pelos su enésimo match ball porque en Alemania las bases socialdemócratas votaron respaldar a Angela Merkel y porque en Italia, aunque ganó en votos, no llegará al gobierno el Movimiento 5 Estrellas.

De cuanto ocurrió ayer quisiera destacar esta mañana dos asuntos que, a mi juicio, ponen sobre la mesa disyuntivas con muchísima enjundia. Uno, que con Renzi sin opciones la solución preferida por las instituciones europeas fue la coalición formada por la momia de Berlusconi, la extrema derecha de la Liga de Matteo Salvini, el nuevo gran líder, y los nacionalistas y euroescépticos Hermanos de Italia. Es decir, al sistema le disgusta menos el populismo de la derecha extrema que ese populismo que se dice post-ideológico pero que considera radical de izquierdas. ¿Por qué uno es más amenazante que otro? Un tema que, a mi juicio, tiene bastante fondo. Dos, que la militancia socialdemócrata alemana eligió estabilizar a su país con la gran coalición aun a riesgo de carbonizar a su partido, decisión que pone sobre la mesa una de las disyuntivas más peliagudas de cuantas puede plantear la política democrática a un partido. Ahora la oposición queda en manos de los ultraderechistas de Alternativa. Angela Merkel, aun debilitada, y Emmanuel Macron han de cargar con el peso de esta Europa agujereada como un queso de gruyère.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?