¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Àngels Barceló

Otra vez el espectáculo

La directora de Hora 25 apela a la responsabilidad de los medios y la clase política en casos como la muerte del pequeño Gabriel

Esta mañana, mientras la madre de Gabriel hablaba en la radio pidiendo que no se extendiera la rabia, que no se hablara de esa mujer, la detenida, y que queden las buenas personas, mientras en la radio sonaban estas desgarradoras palabras, las teles seguían con sus especiales sobre la muerte del niño. Dando voz a todo el mundo, a cualquier testigo, desmenuzando la vida de la detenida, preguntando a todo aquel que la hubiera visto alguna vez. También han emitido las palabras de la madre, en medio de todo el despliegue que mantienen desde ayer, y mientras tuiteaban satisfechos sus datos de audiencia.

Ayer se lanzaron a hacer programas especiales y es posible que muchos de sus espectadores se lanzaran luego a la calle a pedir la pena de muerte frente la comisaria donde estaba la detenida. Otra vez el espectáculo de algunos medios, otra vez como si hubiera habido un Alcàsser, un Diana Quer. Y esta vez es la propia madre que ha perdido a su hijo quién pide calma. Pero no la escuchan. La tajada de la audiencia es demasiado suculenta.

Los medios de comunicación tenemos una responsabilidad, y a ella deberíamos recurrir a la hora de confeccionar los relatos. Todos, ya sea la muerte de un niño, o la crisis catalana. Da igual que el tema sea político o sea de carácter más social, somos responsables de lo que contamos, y de los efectos de lo que contamos.

Y hoy también hay que contar, porque es nuestra responsabilidad hacerlo, que el gobierno quiere aprovechar el clima social provocado por la muerte de Gabriel, ahora, o la muerte de Diana Quer hace unos meses, para seguir defendiendo la prisión permanente revisable, cuya derogación se debate esta semana en el Congreso. Pues bien, esto tampoco debería hacerlo un gobierno responsable, que lo que debería estar haciendo es calmar a esa sociedad ante la alarma. El gobierno se olvida cuando habla de esta cuestión de algo importante, Diana Quer o Gabriel han sido asesinados cuando la prisión permanente revisable está en vigor, nada tiene que ver con ella.

Cualquier otra cosa incita al odio y nos convierte en una sociedad infinitamente peor. Las penas de cárcel no deben confundirse con la venganza.

Hoy la única que ha actuado con responsabilidad ha sido la madre de Gabriel.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?