Medio minuto

El futuro de las pensiones

Han logrado asustar a los ciudadanos en vez de solucionar el problema que les preocupa

El Gobierno y las instituciones del Estado han conseguido justo lo contrario de lo que se espera de la política: han logrado asustar a los ciudadanos en vez de solucionar el problema que les preocupa. Las declaraciones de Rajoy llamando a los españoles a ahorrar para su pensiones y la educación de sus hijos; el gobernador del Banco de España descartando que las pensiones suban con el IPC y apostando por los planes privados; o la sempiterna Celia Villalobos desde su sempiterno escaño apelando a que los jóvenes ahorren dos euros mensuales solo pueden conseguir que la gente se asuste y las pensiones pasen a preocupar al mismo nivel de hace 30 años.

El Gobierno del PP presume por las mañanas del 3% de crecimiento y por la tarde recomienda ahorrar mermando implícitamente la confianza en lo público. Y ahí radica parte del problema: las protestas de los pensionistas tienen que ver con el temor a que la recuperación pase de largo para ellos. Por mucho que diga el Ejecutivo, hay muchos sectores que sienten que la desigualdad y la exclusión no se ha resuelto. Y han decidido salir a la calle. El sábado lo harán de nuevo en toda España ante lo que perciben como insensibilidad del Gobierno.

En el debate debería estar sobre la mesa la precarización laboral y la devaluación salarial, los dos pilares en los que se ha apoyado España para salir de la crisis. Urge diseñar políticas de inmigración, de natalidad y de empleo que permitan invertir las proyecciones. Ya hoy registramos datos preocupantes: hay una provincia, Orense -y le siguen de cerca Lugo, Zamora o Teruel -donde hay más pensionistas que ocupados; o que la pensión media supere ya al salario medio de los trabajadores en los que reposa el sistema de pensiones.

La OCDE ya ha advertido a España de que el sistema será insostenible cuando en 2050 seamos el segundo país más envejecido del planeta, detrás de Japón, y 77 de cada 100 habitantes sean pensionistas. Hoy ya necesitamos 15.000 millones anuales adicionales para pagar las pensiones. Las proyecciones son terribles. Y eso debería hacer entender al Gobierno que este tema se maneja con seriedad, con decisión y con soluciones a largo plazo. Cualquier cosa menos la irresponsabilidad de soltar la ocurrencia diaria que asusta y preocupa a los ciudadanos. Esperemos a la comparecencia de Rajoy el miércoles, aunque llega tarde.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?