¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

Un sistema fiscal inconcebible

Las mayores corporaciones multinacionales del mundo contribuyen cada vez menos a las finanzas públicas de los países en los que operan

Las conclusiones sobre el pago de impuestos al que ha llegado el periódico británico Financial Times, considerado como el mejor representante del mundo de los negocios, son apabullantes y dolorosas. Según el enorme trabajo publicado ayer, las grandes empresas multinacionales pagan hoy día significativamente menos impuestos que en 2008, cuando estalló la crisis financiera. En teoría, los distintos gobiernos han dado a entender que se ejercía progresivamente un control mucho mayor, pero, en la práctica, la realidad es otra: no solo esos gobiernos han bajado los impuestos que esas empresas tienen formalmente que pagar, sino que, además, esas grande corporaciones se las arreglan para pagar todavía menos, utilizando todo tipo de triquiñuelas consentidas.

Los impuestos efectivos que pagan esas grandes compañías han caído dos puntos porcentuales desde 2008, y en casi un tercio desde el año 2000, se podría decir que desde la consolidación de la revolución neoconservadora. Es decir, las mayores corporaciones multinacionales del mundo contribuyen cada vez menos a las finanzas públicas de los países en los que operan. Para más incredulidad, los mismos gobiernos que desde 2008 han bajado un 5% los impuestos de las multinacionales, han aumentado simultáneamente los impuestos a los trabajadores y a los consumidores en aproximadamente un 6%.

El mundo al revés, pero en unas dimensiones cada día más brutales. Los datos explican el desánimo y la falta de afección de los ciudadanos por los políticos, incapaces de acabar con esa situación, ni aún después de que sus países hayan experimentado una crisis formidable, que ha provocado falta de recursos fiscales y recortes en el Estado de Bienestar en medio mundo. O la Unión Europea es capaz de poner realmente coto a tanta competencia entre países, a tanta arbitrariedad y a tanto atropello; o la Unión es capaz de volver a alimentar razonablemente las arcas públicas, o todo entrará en una fase realmente peligrosa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?