¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El comentario de Manu Carreño

La inseguridad de un futbolista de élite

André Gomes ha reconocido en una entrevista que en ocasiones no quiere ni salir de casa

Muchos de los niños que ahora probablemente estén a punto de ir al cole o que estén entrando o hayan entrado quieren ser futbolistas, muchos niños que serlo y casi todos del Madrid o del Barça o del Atlético.

Cuando alguno de ellos cumple ese sueño, como el caso de André Gomes, sorprende, a muchos les ha sorprendido, las declaraciones que ha hecho la revista Panenka donde ha reconocido que muchas veces no ha querido ni ver a nadie ni estar con nadie y que incluso no ha querido ni salir de casa, por miedo a las cosas que le dijeran, por vergüenza a lo que le pudieran echar en cara.

Es la inseguridad de un futbolista de élite en un equipo de élite, una estrella del fútbol, campeón con la selección portuguesa hace dos años en la Eurocopa y que juega en el Barça y del que muchos dirán: tiene la vida resuelta, es futbolista, es millonario, pero son declaraciones que anoche además comentábamos en El Larguero con Kiko Narváez con Álvaro Benito o con Gustavo López.

Kiko, tantos años comentando con él partidos y Largueros y Carruseles, nos reconocía que, en su etapa de jugador del Atlético llegó a inventarse alguna lesión para no jugar, por algo parecido a lo que ha contado André Gomes en esa entrevista e incluso Gustavo López reconoció que a un compañero suyo no le pasaban el balón, por miedo a que le pitaran.

Acostumbrados a declaraciones que tienen que ver con el 4-4-2, o con partido a partido, o con si el árbitro nos ha beneficiado o nos ha perjudicado, no está mal que conozcamos esa otra cara de los deportistas profesionales, cada vez más habitual y que me pregunto si harán que, a partir de ahora, la afición del Barça, por ejemplo, traté de otra manera a André Gomes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?