El ojo izquierdo

De Cifuentes a Urdangarín. Sufren mucho

Por lo ridículo hablemos de la presidenta de la Comunidad de Madrid por el escándalo de las notas de su máster, y por lo serio hagámoslo del cuñado del Rey, al que la fiscalía acusa de ser el instigador para la corrupción

Por lo ridículo hablemos de Cristina Cifuentes, y por lo serio hagámoslo de
Iñaki Urdangarin. Qué risa lo de las notas del máster en Derecho
Autonómico en la Universidad Rey Juan Carlos de la heredera de Ignacio
González y Esperanza Aguirre. Resulta que alguien cambió, así lo ha
contado Eldiario.es, las notas en dos asignaturas. En 2012 era de no
presentado, y en 2014, nada por aquí, nada por allá, aparecían dos notables.
Alehoop, lo que puede la magia. Error de transcripción en la plataforma
informática, dicen en la Universidad, y uno casi les ve tapándose la cara
para evitar que veamos cómo se ríen de nosotros. Todo legítimo, dice la
señorita del pan pringao, pero su historia está llena de agujeros tan negros
como los que acariciaba Stephen Hawkings.

Vayamos a Urdangarín, de quien la fiscal Ángeles Garrido ha hecho un perfil demoledor. No solo le considera, junto a su socio Diego Torres, motor de la cadena de delitos, sino que además le califica de instigador para la corrupción. Las
acusaciones son tremendas, tanto para ellos como para los gobernantes del
PP de Valencia y Baleares. Una trama corrupta de arriba a abajo. Se librará
la infanta Cristina, pero Urdangarín sigue siendo el cuñado del Rey. Que no
es poca cosa. Millones de dinero público evaporados, y el exduque sigue
descansando en Suiza. ¡Cuánto sufrimiento!

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?