La firma de Àngels Barceló

¿Estado aconfesional?

La directora de Hora 25 reflexiona sobre los cuatro ministros del gobierno de España en la procesión de los legionarios y cantando "El novio de la muerte"

Se acabó la Semana Santa, incluso en aquellas comunidades en la que hoy ha sido festivo todavía, apuran las últimas horas de asueto. Se acabó la Semana Santa y para el recuerdo, lamentable recuerdo, nos queda la imagen de cuatro ministros del gobierno de España acompañando la procesión de legionarios e, incluso, cantando sin pudor "El novio de la muerte", después de haber dado la orden de que las banderas ondearan a media asta por la muerte de Cristo.

Todo muy de 2018 en un estado aconfesional como es España. Tan constitucionalistas ellos y olvidándose de la Constitución ante el fervor procesional de Semana Santa. Una imagen que bien podría haber formado parte del metraje del NoDo sin desentonar nada. Nadie les impide ir de procesión y cantar como los legionarios si lo hacen a título personal, ir en representación del gobierno de España es otra cosa.

Y son imágenes como estas las que hay que explicar continuamente cuando desde fuera te preguntan si todavía quedan aromas franquistas en España. Y la explicación se torna difícil, porque, además, cuando ya lo has conseguido, cuando el interlocutor se ha quedado con la idea de que España es un estado democrático con todas las garantías, porque lo es, va y la Fundación Francisco Franco tuitea celebrando una victoria tan justa como merecida, dice en referencia a la Guerra Civil. Y en este país no pasa nada. Nadie actúa de oficio como se hace cuando los tuits llegan de los sectores de cómicos, saltimbanquis o titiriteros. Vuelven a asomar los aromas franquistas por los que nos preguntan tantas veces. Y es normal que pregunten.

Hoy mismo el reconocido periodista Jon Lee Anderson escribía, también en las redes sociales: No es que "los extranjeros", entre comillas, tengan fijación con Franco, es que ciertos españoles se encargan de refrescarnos el tema. Si Alemania tuviera una Fundación Adolf Hitler también llamaría la atención. Pero no, para la reivindicación del fascismo hay que ir a España.

Poco más que añadir.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?