¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ángela Quintas sábados, de 12:00 a 12:30h

El gym y el ñam

Hacer deporte sin darte cuenta es fácil (si sabes cómo)

Lo primero que debemos es acotar términos. Actividad física, ejercicio y deporte NO son lo mismo, aunque muchas veces se usen de forma errónea para expresar la misma idea. Por actividad física entendemos un movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que implica un gasto energético, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por su parte, el ejercicio es planificado y conlleva una mejora de la forma física. El deporte es aquella actividad física e intelectual, de naturaleza competitiva, que está gobernada por unas reglas institucionalizadas.

Hay diferentes formas de realizar actividad física en nuestro día a día que pueden mejorar nuestra salud y calidad de vida. Y lo mejor: sin darnos apenas cuenta. Apunta:

  1. Olvídate del transporte público. Ve al trabajo en bicicleta, patinete o caminando.
  2. Cuenta pasos. Camina. Intenta hacerlo a paso vivo. Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un mínimo de 10.000 pasos diarios, al igual que la American Heart Association (AHA).
  3. El ascensor no existe. Intenta subir escaleras. Es mejor subir escaleras que bajarlas ante la posibilidad de provocar lesiones en las rodillas o en la cadera. Cuando subimos escaleras, podemos controlar la velocidad y la fuerza que ejercemos sobre nuestras extremidades. El esfuerzo es progresivo y controlado y aseguramos la estabilidad de nuestras articulaciones de rodilla y de cadera. Sin embargo, cuando se bajan peldaños se genera un punto de máxima tensión en el momento en el que apoyamos el pie y se compromete muchísimo la estabilidad de la cadera y de la rodilla.
  4. Levántate… A la impresora. Si trabajas en una oficina, tómate unos minutos de descanso, sal y camina un poquito cada hora.
  5. Labores domésticas. Limpiar, pintar o mover los muebles de la casa implican un gasto energético. Un estudio llegó a afirmar que 40 minutos de limpiar el polvo quemaba alrededor de 194 calorías; 20 minutos de limpieza de ventanas conllevaba un gasto de 115 calorías.

*Sara Tabares es entrenador personal en Valencia y directora de Perfoma Entrenadores Personales.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?