La firma de Iñaki Gabilondo

Cifuentes renuncia

Cristina Cifuentes renuncia al máster, es decir, devuelve el regalo. Y lo devuelve envuelto en un papel grasiento, para que pringue bien pringado al destinatario de la restitución, a la universidad

Cristina Cifuentes renuncia, pero no renuncia a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Renuncia al máster. Al máster que hizo, si lo hizo, de forma irregular. Al máster a cuyas clases no asistió. Al máster cuyo trabajo final no aparece. Al máster cuyo examen definitivo se efectuó ante un tribunal que nunca se reunió. Cristina Cifuentes renuncia al máster, es decir, devuelve el regalo. Y lo devuelve envuelto en un papel grasiento, para que pringue bien pringado al destinatario de la restitución, a la universidad, porque Cifuentes no tiene el gesto de acotar, de cargar las culpas a un área de la Universidad, a la encargada de su máster, por ejemplo, para limitar daños, para proteger a la institución, como podía esperarse de alguien con sentido y sensibilidad de responsabilidad pública.

Cifuentes es de las que si tiene que morir, morirá matando, así que aviso para navegantes, tomen nota en el Partido Popular, y apriétense los cinturones. Porque en el caso de que se le obligue a hacerse a un lado, lo va a hacer de una manera potente, tal vez arrabalera. No esperen una salida discreta y una posterior reacción elegantemente difuminada. No. Al dolor de cabeza del pulso Soraya Sáenz de Santamaría - Cospedal se le puede añadir Cifuentes. En lugar de dos, tres. O dos a uno.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?