El comentario de Manu Carreño

Hemos vuelto a caer en la trampa

El sábado Barça y Sevilla disputarán una nueva final de Copa muy politizada

El sábado se juega la final de la Copa del Rey en Madrid, en el Wanda Metropolitano, Fútbol Club Barcelona-Sevilla y un año más hemos vuelto a caer en la trampa. En la trampa de no hablar de la alineación del Barça, ni de cómo llega el equipo, ni de la alineación del Sevilla, ni de cómo llegan los dos equipos.

Porque más que de fútbol se vuelve a hablar otra vez de lo político. Otra final de Copa politizada por todo lo que está ocurriendo en torno a ese evento que tanta atención atrae y que muchos aprovechan para reivindicar cosas que yo creo habría que reivindicar en otro sitio pero que de nuevo, van a tener como escenario principal el Wanda Metropolitano.

Ayer habló Bartomeu, el presidente del Barça, en un discurso no muy habitual en la directiva azulgrana, en la actual directiva azulgrana, pero posicionándose como siempre han venido diciendo, aunque algunos les acusen de ambiguos, en una posición de diálogo y de consenso para solucionar los problemas y también una manera de mostrar que, aunque por encima de todo ha primado el fútbol y el balón, han querido mostrar esa sensibilidad con lo que está ocurriendo en el pueblo catalán.

Tuvo un guiño con los presos políticos, incluso con Sandro Rosell el ex presidente del Barça que sigue, diez meses lleva ya, en prisión preventiva. Así que hablamos de lazos amarillos, de esteladas, de pancartas, de mosaicos, de tifos, de pitos al himno, del Rey, de política y ¿dónde queda el fútbol?. Sí Pepa, hemos vuelto a caer en la trampa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?