¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

En colaboración con carrefourEn colaboración con carrefour

Cuatro ideas para comer bien este mes

La fruta de temporada, el lomo en libritos, las verduras y carnes al vapor y los tápers a la fresca pueden mejorar tu nivel gastronómico en plena primavera

Fruta de primavera

Abril es uno de los meses que dan más color a las fruterías, gracias en gran parte a los nísperos, las cerezas y los albaricoques; ese trío primaveral con el que se consiguen los mejores desayunos del mundo. Además de comerlos tal cual, también puedes cocinar con ellos, tanto en recetas dulces como esta galette integral de albaricoque o el postre de cerezas con yogur como saladas en forma de sopa fría con tomate -puedes aprovechar los últimos raf de la temporada- o con almendras.

 

 

Aunque los nísperos son un poco menos populares como ingrediente -seguramente porque es casi imposible no comérselos inmediatamente después de pelarlos- también tienen aplicaciones culinarias. Salteados con un poco de mantequilla, un poco de helado de vainilla y algo de menta picada para rematar son un postre fabuloso. Si encuentras frambuesas -las primeras están al caer- añade unas cuantas al emplatado: aportarán color y sabor. ¿No tienes ganas de dulce? Prepáralos a la brasa -los albaricoques también quedan muy bien así- para acompañar una barbacoa con carne de cerdo o cordero.

 

 

Tarteras al aire libre

Con la llegada del buen tiempo también aumentan las ganas de escaparse a comer al parque más cercano, ahora que el sol todavía es agradable y no te fríe como si fueras un huevo. Si no quieres recurrir al bocadillo, hay infinidad de cosas ricas y sencillas que puedes meter en un táper y comer a temperatura ambiente. Las ensaladas de legumbres, como este empedrat ibérico con jamón, la de garbanzos con tomate, anchoas y queso fresco o una de lentejas con pepino y huevo duro son perfectas para llegar, destapar y triunfar. ¿Las legumbres te sientan mal y te pueden dar la tarde? Cámbialas por pasta -evitando los aliños con mayonesa- y a disfrutar.

 

 

Libritos de lomo

Si te da igual que pierdan el crujiente del rebozado, también puedes llevarte unos libritos de lomo: el lomo y el pollo rebozados -y algo blandurrios- son la magdalena de Proust que nos lleva de vuelta a las excursiones de la infancia. Aquí te enseñamos como preparar libritos en cuatro versiones: balear, gallega, italiana y con gorgonzola y frutos secos. También existe la posibilidad de ponerse creativo con los rellenos mientras haya uno fundente y otro que le aporte sabor: tomate seco, cecina, jamón serrano o unas hojas de albahaca. El combo triunfal está asegurado.

 

 

Cocina al vapor

Es posible que después del banquete de libritos -todo el mundo sabe que es imposible comerse solo uno o dos- necesites limpiar tu conciencia nutricional y compensar el rebozado con unas comidas algo más ligeritas. En ese caso puedes aplicarte con la cocina al vapor, un método de cocción sencillo y sano que solo emplea vapor de agua -u otro líquido-, sin sumergir los alimentos en la misma. Solo necesitas una cesta de bambú, una vaporera de metal o un simple colador para cocina maíz, guisantes, boniatos, carnes blancas o patatas con el punto perfecto de sabor y textura. Para dar un extra de aroma los pescados blancos o mejillones, que también quedan perfectos así, puedes añadir al agua un poco de vino blanco, pimienta y una hoja de laurel. Aliña con unas gotas de aceite, sal y pimienta justo antes de servir y disfruta de esos platos en los que menos es mucho más.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?