¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El telegrama de Miguel Ángel Aguilar

Para Cristina Cifuentes

Señora Presidenta dimitida de la Comunidad de Madrid, nunca haremos leña del árbol caído, siempre sabremos que la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero, en este caso, el comisario Villarejo deseoso de saltar la reja de la prisión que le hospeda. Como decía Alicia “no es el sentido de las palabras lo que importa; lo que importa es saber quién manda”. Y ha mandado el presidente Rajoy con quien echó su suerte la dimitida. Conclusión, nadie es de cuproníquel todos alcanzan su temperatura de ebullición. Y atendamos al efecto retroceso que acompaña siempre al disparo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?