SER Historia

Cervantes y el Quijote

Si leemos una biografía convencional nos encontraremos que “oficialmente” Cervantes fue el cuarto entre siete hijos de Rodrigo y Leonor, siendo bautizado en la localidad madrileña de Alcalá de Henares el 9 de octubre de 1547, es decir, dos años antes de lo que asegura su primer biógrafo, Gregorio Mayans

Incluso en el mes hay discrepancias. A pesar de la abundancia de datos que existen sobre nuestro genio literario, al igual que ocurre con Shakespeare o Colón, es mucho más lo que desconocemos de lo que sabemos. El ensayista Américo Castro ya nos decía que “la biografía de Cervantes es tan escasa de noticias como llena de sinuosidades. Sus biógrafos completan esta situación con su empeño de hacer de Miguel una figura ilustre y sin tacha en su vida mortal, y estorban así la tarea de hacer comprensible su obra imperecedera”.

La verdad sea dicha es que apenas sabemos nada de su infancia hasta el año 1568 que es cuando empiezan a surgir datos un poco más fiables. Los argumentos que se han esgrimido para sostener que Cervantes nació en Alcalá de Henares se sustentan en una partida de bautismo existente en la iglesia de Santa María la Mayor, así como una declaración en la Partida de Rescate de Argel de 1580 con unas sospechosas raspaduras.

Por otra parte, los defensores de su origen alcalaíno mencionan la obra de fray Diego de Haedo, Topographia e Historia General de Argel (Valladolid, 1612), en la que recoge la declaración de que Cervantes era un hidalgo principal de Alcalá de Henares. En ella también aparece un pasaje que da cuenta de las habilidades del novelista en el arte de las fugas:

“Del cautiverio y hazañas de Miguel de Cervantes se pudiera hacer una particular historia. Decía Hasan Bajá, rey de Argel, que como él tuviese guardado al estropeado español, tenía seguros sus cristianos, bajeles y aun a toda la ciudad: tanto era lo que temía las trazas de Miguel de Cervantes”.

Algunos investigadores han querido encontrar el origen de Cervantes lejos de Alcalá. Libros no faltan que intentan demostrarlo. Uno de ellos es el de César Brandariz, Cervantes decodificado (2005), en el que plantea la hipótesis de que era judío y que tanto el año como el lugar de nacimiento estén equivocados. Dice que realmente nació en 1549, dos años después de lo que dice su acta bautismal, y no en Alcalá de Henares sino en un remoto pueblo de la comarca de Sanabria.

Otras teorías aseguran que su natalicio fue en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), aportando incluso pruebas de que fue bautizado en la capilla de Santa María la Mayor donde se conservaría su partida de bautismo. Y si dudas ha generado su lugar de nacimiento también la búsqueda de sus restos óseos y hasta el propio Quijote que está repleto de claves esotéricas, enigmas y hasta trucos de magia y encantamiento.

Sea como fuere, apliquemos una frase que dijo el propio Cervantes: “Guárdate pluma mía para que los pueblos y lugares de La Mancha se disputen la gloria de haberme mecido”.

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?