La firma de Àngels Barceló

Se acabó ETA

La directora de "Hora 25" reflexiona desde San Sebastián sobre la disolución de ETA ante una sociedad que ya ha decidido pasar página

Se acabó. Así de corto y así de sencillo, se acabó ETA. Se acabó ya ese 20 de octubre de 2011, cuando la banda terrorista anunció el abandono de la lucha armada. El comunicado de hoy no es más que el final de un guion que ETA ha escrito para ella y para los suyos, porque el resto ya sabemos que la disolución de ETA no es el resultado de ninguna negociación ni de ningún acuerdo con nadie, la disolución de ETA es la victoria de los demócratas que acabaron con ella con las herramientas del estado de efecto.

Cuando se vio asfixiada anunció el cese de la violencia y ahí acabó todo, la gente de Euskadi respiro y ETA intentó mantener su relato, pero ya nadie les escucha, solo los suyos. Hoy, un comunicado más, un gesto más, con esa parafernalia que tanto les gusta, comunicados, vídeos a televisiones extranjeras, como si España siguiera viviendo en el siglo pasado, porque ETA es casi ya del siglo pasado.

Hoy estamos en San Sebastián, desde aquí les contamos en octubre de 2011 el fin de la banda terrorista, fue una noche de emociones, una noche de piel, de sentimientos. Hoy tenemos la sensación de que esta sociedad ha pasado página, que no quiere alimentar el relato de la banda derrotada.

Pero es importante repetir que esto se ha acabado, que ETA ya no existe, que quien causó tanto dolor desaparece sabiendo que el sufrimiento provocado no ha servido para nada, porque lo saben.

Desde hoy, aunque muchos empezaron a hacerlo en octubre de 2011 solo hay que hablar de reconstrucción. ETA dejo de ser relevante en cuanto dejo las pistolas, su fuerza era la sangre de los otros. Ellos desaparecen, pero hay que seguir contando quienes eran y que hicieron. Es importante no olvidar en un país que tiene serios problemas con la memoria.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?