Últimas noticias Hemeroteca

El país más fuerte del mundo

De nuestro seno siguen brotando fórmulas destructivas incesantemente, pero en efecto debe ser grande la fortaleza de este país. Lo ha demostrado una vez más al superar otra de esas amenazas, ETA

La frase mil veces citada se atribuye a Otto von Bismarck aunque seguramente es apócrifa, y dice: “España es el país más fuerte del mundo, lleva siglos intentando destruirse a sí mismo y todavía no lo ha conseguido”. Si la frase fuera de verdad, el canciller de hierro la tuvo que pronunciar antes de que acabara el siglo XIX, y desde entonces hasta aquí hemos añadido unas cuantas intentonas suicidas más. De hecho, de nuestro seno siguen brotando fórmulas destructivas incesantemente, pero en efecto debe ser grande la fortaleza de este país. Lo ha demostrado una vez más al superar otra de esas amenazas, ETA. Y tampoco debe ser pequeño el vigor de nuestra democracia, aunque nos parezca prematuramente avejentada y solo le veamos los achaques. Ahora esta resistencia está siendo puesta a prueba una vez más por otra tentativa de gran capacidad disolvente.

Este fin de semana el laboratorio se ha trasladado a Berlín, a la sombra del monumento a Bismarck, donde Junts per Catalunya ha estudiado la enésima estrategia de voladura por el procedimiento de proponer de nuevo la investidura de Puigdemont vía telemática, esta vez con el amparo de la Ley de la Presidencia reformada al efecto el viernes pasado. Eso sí, es una voladura controlada. Se marca la fecha del día 14 porque como se sabe que el Constitucional suspenderá esa ley, quedará aún una semana para elegir otro nombre antes del día 22, fecha límite, esta sí, para evitar la imprudencia temeraria siguiente, unas nuevas elecciones. Confiemos en que no se llegue a este punto, y que la legitimidad del independentismo para elegir a su president, legitimidad ganada en las urnas el día 21 de diciembre, se reconcilie de una vez con la realidad, y encuentre un candidato o candidata que pueda ser investido y como debe serlo: presencialmente y en el Parlament. Y si la racionalidad, que está en horas bajas, volviera a fallar, sólo nos quedaría invocar a las alturas. El santoral nos dice que el día 22 de mayo, la fecha tope, es Santa Rita, la abogada de los imposibles.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?