¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La mirada de Soledad Gallego-Díaz

Expertos españoles en el debate europeo

Es evidente que la Unión sigue sin estar suficientemente protegida ante nuevas embestidas. El problema es si la Unión es capaz de recuperar un mecanismo realmente comunitario, o si pretende funcionar como una simple entente franco-alemana

La preocupación por la inestabilidad internacional aumenta día a día. Y muy especialmente en la Unión Europea, donde a la inquietud por los nuevas políticas estadounidenses se une la preocupación por la falta de iniciativa interna en el plano político y económico.

Ayer se publicó un manifiesto de un grupo de políticos y ex mandatarios de todos los países miembros en el que se pide, nada menos, que un nuevo congreso fundacional de la Unión para que se fijen objetivos rápidos y concretos y se impulse una renovación democrática, capaz de movilizar las opiniones de los ciudadanos. Y ayer también, un grupo de expertos españoles, de distintas procedencias ideológicas, fundamentalmente economistas y ex altos cargos de la Administración, hizo público un documento en el que constatan que el euro no ha podido cumplir, por ahora, su función de crear una Europa más fuerte e integrada y exigen medidas inmediatas, como que se complete rápidamente la unión bancaria, un presupuesto anticrisis y un Banco Central Europeo que actúe realmente como ventanilla de última instancia en casos de extrema agitación. Sus propuestas van más allá de las que ha anunciado el gobierno español cara a los debates del próximo mes de junio, en la Unión. Los expertos españoles pretenden hacer oír su voz y su inquietud, de manera que no sean solo sus colegas franceses y alemanes los que ocupen el centro del debate público, como viene sucediendo en los últimos tiempos.

Sea como sea, es evidente que tanto al norte como al sur de Europa se sabe que la Unión sigue sin estar suficientemente protegida ante nuevas embestidas de crisis internacionales y que hay prisa. El problema último es si la Unión es capaz de recuperar su mejor mecanismo de toma decisiones, realmente comunitario, o si pretende funcionar como una simple entente franco-alemana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?