El reencuentro de un indigente con su familia tras diez años desaparecido

La Guardia Civil y la Policía Local de Barbate, en Cádiz, han logrado que Karoly Schmolka regrese a Rumanía con los suyos

Karoly Schmolka, un indigente rumano de 40 años de edad, se ha reencontrado con su familia en su país natal, tras diez años en paradero desconocido. El Jungla, como se le conocía, llevaba unos años vagando por varias localidades de la bahía de Cádiz y, ahora, gracias al trabajo de la Guardia Civil y la Policía Local de Barbate, ha vuelto a casa, dónde será atendido del transtorno mental que padece.

"Lo conocíamos desde 2016, pero lo que pasa es que la sociedad no está preparada para afrontar la situación de estas personas". Son las palabras de Jesús Varo, jefe de la Policía Local de Barbate (Cádiz), una de las personas que más empeño puso en devolver la dignidad a Schmolka.

Varo, que ha afirmado que la policía conoció a Karoly tras las quejas de algunos vecinos en 2016, ha explicado que el indigente "vivía desorientado y en unas condiciones de higiene lamentables". No fue fácil identificarlo, pues "ni siquiera sabía la edad que tenía ni en que época vivía".

Pero lo lograron y, después, llegó el momento de encontrar a su familia. Para ello contaron con la ayuda del Consulado de Rumanía en Sevilla, que encontró a su padre. "Es cuestión de implicación y es verdad que aquí estamos dos compañeros que solemos implicarnos más de la cuenta", ha contado el policía.

Y, finalmente, a principios de mayo, El Jungla volvió a su pueblo de Rumanía donde le daban por muerto y se reencontró con sus padres. Pero Jesús Varo, que espera que la historia tenga un final feliz, no se olvida de su amigo: "Sigo manteniendo el contacto con la familia. Esta misma mañana he hablado con ellos y me han dicho que está bien y que están esperando a ponerlo en tratamiento", ha afirmado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?