El comentario de Manu Carreño

Que el Betis-Sevilla sea sólo una fiesta

El partido llega marcado por la agresión a un aficionado bético durante la semana

Penúltima jornada de Liga y en medio de este final de campeonato, donde ya prácticamente está todo decidido, sólo falta por saber quién será quinto, sexto o séptimo y quién acabará segundo o tercero, hay derby en Sevilla.

El Betis quinto, el Sevilla séptimo, ahora mismo los dos en zona europea, sería bonita una Europa League la temporada que viene con los dos equipos sevillanos, pero sería más bonito, sobre todo, que mañana cuando acabe el derby, a eso de las ocho de la tarde, sólo hablemos de fútbol y que lo que ha ocurrido esta semana, los incidentes entre los aficionados del Sevilla y ese bético al que agredieron, se queden en una anécdota.

Ojalá que demos un paso más hacia delante en la madurez del español que necesita espectáculo, fútbol, derbis, pasión, guasa, cachondeo, piques pero no violentos.

Y en esta jornada destacaría también otro nombre propio, el de Xabi Prieto. Quince  temporadas consecutivas en la Real, 530 partidos. Un tipo que no quería ser futbolista, quería ser jugador de la Real y la Real lo sabe, lo despedirá este fin de semana con su foto en el escudo. La Real jugará con la cara de Xabi Prieto en el pecho, un futbolista atípico, de los que no quedan.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?