El ojo izquierdo

¿Será posible que algo salga bien?

Veremos cómo llega Torra, pero veremos también cómo le reciben las fuerzas constitucionalistas, con un Gobierno de Madrid deseoso de poner fin a ese incómodo 155, pero con Ciudadanos echado al monte

Parece que estos tiempos de provisionalidad en Cataluña pueden acabarse
bien pronto. Si todo sale como está previsto por quienes tenían la
posibilidad de arreglarlo, que no eran otros que los independentistas, el día
14 será elegido Joaquim Torra nuevo presidente de la Generalitat. Todos
sabemos poco de sus capacidades, si bien el currículum le sitúa en un
nacionalismo duro, poco propenso a las concesiones, pero con un perfil
más dedicado a la cultura. Bien. Nueva etapa que quizá, ojalá, pero solo
podemos decir ojalá, nos traiga un Govern capaz de atender las necesidades
de los catalanes, esa será su primera obligación, pero además con la lección
aprendida, tras esta durísima travesía del desierto, de que aquellos vientos
solo traen dolor y frustración.

Veremos cómo llega Torra, pero veremos también cómo le reciben las fuerzas constitucionalistas, con un Gobierno de Madrid deseoso de poner fin a ese incómodo 155, pero con Ciudadanos echado al monte y dispuesto a rebañar votos hasta de debajo de los cubos de basura.

Volvemos a vernos las caras, se dirán unos y otros, pero esperemos que a señoras y señores tan mayores les haya aprovechado en algo la experiencia de estos cinco meses. Volvemos a tener la posibilidad de acercar en lugar de alejar, de atraer y no expulsar. Disfrutemos hoy de unas briznas de optimismo, que para llorar ya tendremos tiempo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?